Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 2 marzo 2017
Analizó varias piscinas donde suelen entrenar muchos deportistas y situó en 75 litros en tres semanas el volumen de ese residuo

La ciencia determina el volumen de orina de las piscinas públicas

Todos los que han ido alguna vez a entrenar a una piscina pública se han hecho una pregunta curiosa. ¿Cuánta gente orinará en el agua mientras nada? La ciencia, por fin, ha determinado esa cantidad tras un estudio en piscinas públicas en Canadá. La media que han anunciado es que en tres semanas se acumularon hasta 75 litros de orina en el agua de las piscinas.

 

 

[Img #22528]

 

 

 

La prueba funciona midiendo la concentración de un edulcorante artificial, acesulfamo potásico (ACE), que se encuentra comunmente en los alimentos elaborados y pasa a través del cuerpo sin cambios.  Después de un seguimiento de los niveles de edulcorante en dos piscinas públicas en Canadá durante un período de tres semanas calcularon que los nadadores habían liberado 75 litros de orina en una piscina grande (alrededor de 830.000 litros, de uno tercio del tamaño de una piscina olímpica) y 30 litros en una segunda piscina, cerca de la mitad del tamaño de la primera.

 

 

 

 

[Img #22525]Aunque los investigadores no pudieron confirmar exactamente qué porcentaje de los visitantes eligen orinar en la piscina.  Otro dato curioso recogido es que en los jacuzzis se encontraron tres veces más niveles de orina que en la piscina.

 

 

 

 

"Queremos utilizar este estudio para promover la educación pública sobre las prácticas de higiene adecuadas a la hora de nadar", aseguran los investigadores. En una encuesta anónima, el 19% de los adultos admitió haber orinado en una piscina al menos una vez. De hecho, los nadadores profesionales han confesado ser uno de los delincuentes más regulares. 

 

 

 

Ese es el caso del nadador estadounidense, Ryan Lochte, que aseguró haberlo hecho más de una vez: "Creo que hay algo acerca de entrar en el agua de cloro que se acaba de ir de forma automática".

 

 

[Img #22526]

 

 

 

Hasta el gran Michael Phelps reconoció que le parecía algo normal y aceptable: "Creo que todos se orinan en la piscina. El cloro mata, a[Img #22527]sí que no es malo".  

 

 

 

En el futuro, los científicos sugieren que puede ser posible usar ACE como una prueba para asegurar que la orina en las piscinas mantiene a un nivel de higiene. Los investigadores reconocen que el colorante dentro de las piscinas que señala a quien se orina es una leyenda urbana:  "Esto es un mito, probablemente utilizado para asustar a los niños y adultos, en el uso de prácticas de higiene adecuadas, por temor a la humillación pública".  Los resultados se publican en la revista American Chemical Society journal, Environmental Science & Technology Letters.

 

 

La orina tiene elementos tóxicos

 

 

Un estudio científico ha demostrado que orinar dentro de la piscina puede tener consecuencias perjudiciales para la salud. Al menos, eso es lo que afirma un estudio publicado en la revista de la Sociedad Americana de Química, Environmental Science & Technology, y cuyas principales conclusiones recoge un artículo del blog «MedCiencia».

 

De acuerdo con esta publicación, un equipo de ingenieros medioambientales de la Universidad Purdue desarrollaron un experimento para comprobar qué sustancias se producían al mezclar el ácido úrico presente en la orina o el sudor con el cloro que se utiliza para tratar el agua de las piscinas.

 

Según Ernest Blatchley, uno de los profesores participantes en el estudio, la reacción del ácido úrico presente en la orina al entrar en contacto con el cloro produce una serie de compuestos nocivos para el organismo humano.

 

En concreto, los investigadores descubrieron que la mezcla de orina con el cloro de las piscinas genera la aparición de sustancias como la tricloramina o el cloruro de cianógeno. La primera se relaciona con problemas pulmonares, mientras que la segunda, además de afectar al pulmón, es también capaz de ocasionar daños en el corazón y el sistema nervioso central.

 

Para los autores del estudio, la mejor manera para conseguir unas buenas condiciones sanitarias y evitar la aparición de estos compuestos tóxicos es orinar antes de entrar en la piscina. En lo que respecta al sudor, la cantidad de ácido úrico que contiene es muy insignificante para provocar la reacción química.

 

Los detractores de este estudio, en cambio, le restan importancia y aseguran que haría falta una enorme cantidad de orina para producir tricloramina y cloruro de cianógeno en cantidades que fueran tóxicas para el ser humano, por lo que orinar en la piscina sería completamente seguro. Sin embargo, otro estudio elaborado por científicos españoles del CSIC y el Hospital del Mar apunta que la exposición prolongada a estos compuestos generados en las piscinas puede elevar el riesgo a padecer ciertos tipos de cáncer.

 

En cualquier caso, y con independencia de que pueda ser perjudicial para la salud, las más elementales normas de higiene y educación aconsejan no orinar dentro de la piscina.

 

Fuente: The Guardian

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress