Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 16 abril 2017
Te explicamos cómo prevenir ampollas, callos, uñas negras y juanetes y cuidar tus pies en caso de que se hayan producido

Las soluciones a tus pies

Los pies son el punto de contacto de las personas con la superficie a la hora de correr.

 

Es la parte del cuerpo que va a recibir el impacto de esta actividad y que se va amoldar a las exigencias del terreno, tanto en agarre como en propulsión.

 

[Img #23099]

 

 

Es por eso que esta compleja estructura de huesos, articulaciones, músculos, ligamentos y tendones al final de las extremidades inferiores suele sufrir de distintas dolencias y patologías propias de la actividad física.

 

Una de ellas son las ampollas, pero también hay molestias como las callosidades, juanetes, uñas negras y otras de mayor gravedad, que requieren un cuidado [Img #23093]mayor como tendinitis, fracturas por estrés y fascitis plantar.

 

 

De surgir alguna de estas últimas es indispensable recibir atención médica y someterse a un tratamiento para solucionar el problema.

 

 

Ampollas

 

Pueden ser dolorosas e incómodas, aunque no suelen requerir más atención que una simple curación casera.

 

Según el doctor Julio Botello, traumatólogo de la clínica de medicina deportiva MEDS, en Chile, las ampollas son "un fenómeno inflamatorio que puede ser [Img #23090]producido por distintos estímulos entre las personas que corren. El roce es un factor, que puede estar ligado a una persona con mala alineación de los pies, además de la fricción, el uso de zapatillas y calcetines inadecuados".

 

[Img #23085]

 

Otra causa puede ser "las altas temperaturas ya que el pie transpira más y produce un mayor deslizamiento al interior de la zapatilla". El doctor Botello considera que lo fundamental es utilizar un calzado adecuado a las características del pie, ni muy apretado ni muy suelto, ya que el roce entre la piel y el zapato es lo que produce ampollas.

 

[Img #23091]

 

 

También es importante el uso de calcetines sin costuras y con telas que repelen la humedad. Hay que asegurarse que queden ajustados al pie y sin ninguna [Img #23086]arruga que pueda generar un punto de fricción.

 

 

En cuanto al tratamiento recomendado en caso de que aparezca una ampolla, el doctor Botello aconseja sacar el líquido acumulado en el interior de la burbuja con mucho cuidado, utilizando una aguja esterilizada.

 

 

 

Se desarrolla en ambientes oscuros y húmedos y se alimenta de tejido muerto de la piel, haciendo que los pies y los baños sean un hogar ideal para el [Img #23094]hongo.

 

 

Se propaga muy fácilmente y se transmite a través de toallas, ropas y otras superficies contaminadas.

 

 

Las cremas antimicóticas, polvos o aerosoles disponibles en las farmacias son un remedio eficaz, pero se debe solicitar asesoramiento médico si no se cura.

 

 

[Img #23100]

 

 

Callosidades

 

 

El doctor Botello explicó que esta condición se genera por el endurecimiento y engrosamiento de la piel, pero aclara que no en todos los casos produce dolor.

 

[Img #23101]

 

 

 

Son visibles, por ejemplo, en la planta, en el sector del antepie del metatarso, en el pulpejo de los dedos y en el dedo gordo", indicó.

 

 

En términos médicos, son una hiperqueratosis: un engrosamiento de la capa externa de la piel que busca protegerse de un estímulo constante. El callo es un [Img #23088]punto de referencia para saber cómo está siendo la dinámica de nuestro movimiento.

 

 

Las causas de su desarrollo son variables, pudiendo aparecer por roce y presión del calzado o bien por la sobrecarga de una zona específica al pisar, es decir, puede ser problema del calzado o un problema de mecánica.

[Img #23096]

Para prevenirlos, el primer paso es analizar la pisada del pie y corregir las anomalias que puedan desviar el pie en el caso de que sea un problema de mecánica. Por ejemplo corrigiendo la sobrepronación, el pie plano o los desequilibrios entre las extremidades. También resulta fundamental utilizar un calzado que permita la movilidad de los dedos de los pies sin friccionar sobre la[Img #23089] zapatilla, sujetando a la vez el pie correctamente para no permitir su desviación.

 

 

La zapatilla debe aportar una buena amortiguación brindando estabilidad, para lo cual es posible que se necesiten plantillas u otras soluciones ortopédicas.  Con las medidas necesarias, el pie absorberá correctamente el impacto evitando callosidades o lesiones.

 

 

Según los expertos, hay que estar  alertas a un callo que no corresponde a los puntos normales de apoyo del pie, que son la cabeza del primer y del quinto metatarsiano en la planta del pie y en el calcáneo. "El callo es un punto de referencia para saber cómo está siendo la dinámica de nuestro movimiento", destaca.

 

Juanetes

 

Los juanetes son protuberancias que se forman alrededor del dedo que pueden producir muchas molestias y dolor con las consiguientes e indeseables consecuencias en la práctica de deporte.

 

 

La hinchazón en la articulación así como la sobreexposición del juanete en sí dificultará la marcha o carrera del deportista, sin que sea el ejercicio físico una causa directa en su aparición pues, como el especialista especifica, “el deporte no [Img #23095]influye pero sí inhabilita para hacer ciertos deportes porque provoca una alteración de la huella y de la marcha, de la pisada en la carrera, pues va a rozar y va a hacer que no rindas lo suficiente”.

 

 

Habitualmente se da por factores genéticos o por factores adquiridos por el uso de zapatos estrechos o tacón alto, por eso la proporción de mujeres con juanetes es mayor que en hombres.

 

[Img #23084]

 

En cualquiera de los dos casos los mayores problemas son las consecuencias que pueden derivarse de forzar un pie con semejante deformidad, no hay que olvidar que el pie nos mantiene, es el cimiento del edificio que sería nuestro cuerpo, recuerda el Dr. Villalba, y si nos molesta y seguimos corriendo “el primer afectado será el tobillo por no pisar correctamente, provocará que tengamos una pisada hacia fuera o dentro y como consecuencia la rodilla  se verá también afectada y con ella la cadera”.

 

 

 

El podólogo anuncia una serie de dolores en cadena que pasan por las lumbares [Img #23097]y espalda hasta llegar a las cervicales. A veces en una deformidad del pie se esconde la causa de otros problemas.

 

 

 

Por ello es aconsejable evitar los deportes que supongan un impacto para el pie y decantarse por otros más pasivos o la natación donde el pie no siente presión alguna.

 

 

 

Pero… ¿se pueden evitar?, todo dependerá de los factores que lo hayan provocado, por motivos genéticos es complicado, si son por factores adquiridos “hay que usar calzado ancho, de pala ancha, con un tacón de tres o cuatro centímetros, que no sea de punta y usar plantilla para que el ángulo de la prominencia que es lo que se clava roce menos y podamos retenerla” aconseja el médico.

 

 

 

La zapatilla deportiva puede ser una buena aliada siempre que tampoco abusemos, pues puede ensanchar el pie con su uso continuado. En caso de que [Img #23102]el juanete sea una realidad siempre existe la posibilidad de entrar en quirófano, aunque solo se recomienda en casos en los que supongan un dolor real.

 

 

 

“Cuando el juanete duele mucho hay que operar porque repercute en otros órganos, aunque por estética no se debe hacer nunca porque acabaremos por tener que volver a operar porque solo se elimina la parte prominente, sin estabilizar el pie entero”, recomienda el profesional.

 

 

Sí por necesidad y no por estética, un juanete es más que un defecto físico y como tal hay que tratarlo.

 

 

 

Uñas negras

 

 

Cuando se ennegrece la uña es por la aparición de un hematoma en la parte de abajo de la misma, lo que en algunos casos ocasiona su pérdida.

[Img #23098]

 

 

Los corredores de larga distancia son los más afectados al ser los que están más expuestos a un roce excesivo con un calzado demasiado ajustado o [Img #23103]pequeño.

 

 

Si se siente dolor, éste se puede aliviar limpiando la uña con un desinfectante y luego perforar la zona con una aguja para drenar la sangre y aplicar un apósito seco.

En los casos donde la uña se daña, es recomendable tener paciencia y esperar que se caíga de forma natural, forzada por la que se va regenerando.

 

 

 

 

En todos los casos, la manera más directa para prevenir las dolencias y molestias en los pies al hacer ejercicio es el uso de un calzado adecuado, que sea condicionado a la forma del pie y a la pisada de las personas. Y en caso de correr descalzo, perfeccionar la técnica para evitar el roce con la superficie en la que se corra.

 

Fuente: DDT, correyfitness, BBC Mundo y Periodista Digital

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress