Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 24 marzo 2017
Investigadores demuestran que beber vino blanco o tinto acaba en 5 minutos con el peligro de infección digestiva por las bacterias que están presentes esas aguas de mar, lagos y pantanos

Un vaso de vino tras nadar en aguas abiertas...y listo

Llega la primavera y aunque aún vivimos bajo un clima gélido de invierno, en pocos días la climatología volverá a ser típica de esta estación y el calor volverá a presidir todo el país. La llegada de temperaturas más propicias para hacer deporte repercutirán en todos aquellos triatletas que quieren intensificar sus entrenamientos de cara a sus objetivos venideros y comenzarán a multiplicarse los entrenamientos de natación en aguas abiertas.

 

 

[Img #22790]

 

 

Sin embargo, las aguas abiertas tienen un componente muy beneficioso para el triatleta y otro perjudicial. El positivo es que entrenar en el mar, lagos o pantanos permite adaptarse a la condiciones rales de competición, pero lo negativo es que ese agua ofrece muchas posibilidades de sufrir una infección estomacal a causa del agua contaminada. Esas posibilidades de verse afectado por bacterias sube si los días anteriores.

 

 

Tras la lluvia, el agua tiene un peligro muy grande

 

 

[Img #22787]

Un ejemplo claro de los peligros de las aguas abiertas se pudo verificar en un estudio realizado en el triatlón de Copenage en 2010 y 2011. En 2010 llovió de manera intensa los días anteriores y eso provocó  un aumento de la concentración de bacteria E. Coli hasta llegar a límites de 20.000 bacterias por cada 100 mililitros de agua. En 2011, sin embargo, no llovió los días antes y la concentración de E.Coli fue de 500 bacterias cada 100 mililitros.

 

El resultado es que en 2010 el 42% de los triatletas cayeron enfermos (diarrea y vómitos) mientras que en 2011 se redujo a sólo el 8,2%

 

 

Olvídate de las bebidas de cola

 

 

Los científicos han trabajado con diferentes productos que puedan servir para evitar este malestar y han desmotando el uso de uno de ellos que suele ser habitual en el consumo de los triatletas tras ingerir agua de ese tipo en mar, lagos y pantanos. Los científicos consideran es que las bebidas de cola no ayudan en absoluto a evitarlo, pese a que se pensaba que un ingrediente como el ácido fosfórico no aporta ningún beneficio.

 

[Img #22788]

 

Sin embargo, sí hay otros productos que matan esas bacterias. Las más efectivas son el aceite de oliva y el vinagre, pero hay otras bebidas muy recomendables para tomar nada más salir del agua tras una sesión de entrenamiento. Un vaso de vino tinto o blanco se ha demostrado que mata las cepas de las bacterias que se aferran al estómago en sólo cinco minutos. La capacidad matar las bacterias se atribuye a la alta acidez del vinagre y los compuestos antioxidantes llamados compuestos fenólicos que existen en el aceite de oliva virgen y el alcohol del vino.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress