Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 15 marzo 2017
Los científicos han demostrado que esta articulación sufre menos a ritmos altos

Se acabó el mito urbano del beneficio de correr lento para cuidar las rodillas

Los triatletas y runners entrenan con una larga colección de leyendas urbanas que se han consolidado en el tiempo por reiteración, pero la ciencia está para confirmar o desmentir esas tradiciones carentes de fundamento. 

 

 

 

Los científicos han demostrado que en una de las más populares te estaban mintiendo. Seguro que más de una vez has escuchado que correr a ritmos lentos es beneficioso para las rodillas y hacerlo a ritmos altos es dañina para la articulación. 

 

 

[Img #22662]

 

 

 

Más velocidad, menos impacto

 

 

Un reciente artículo en el Journal of Physical Therapy Ortopédica y Deportes reveló que la velocidad de carrera juega un papel decisivo en la cantidad de impacto que reciben las rodillas durante una carrera. En el estudio, se pidió a un grupo de corredores que corrieran 1000 metros a tres velocidades de distintas. [Img #22664]Unos fueron a 6,30 minutos el km, otros a 5,30 y los últimos a 3,30.

 

 

 

El resultado es que el impacto se reducía un 30% en aquellos corredores que iban al ritmo más elevado, debido al menor número de pasos dados en la misma distancia   "Nuestros resultados sugieren que los corredores podrían ser más propensos a sufrir lesiones en la  rodilla a velocidades de entrenamiento más lento", aseguraron los encargados del estudio.

 

 

 

"A velocidades más rápidas, los corredores tienden a tener mejor biomecánica de la cadera, lo que conduce a cargas reducidas sobre la rodilla", dice el Dr. Michael Fredericson de la Clínica de reproducción de Stanford. "Además, los que van a velocidades más rápidas son más propensos a pisar con la parte anterior del pie, lo que disminuye la carga acumulada de peso en la rodilla, sobre todo de la rótula", afirma el médico. 

 

 

[Img #22663]

 

 

 

Hay que combinar ritmos altos y lentos

 

 

 

Sin embargo, lo que es bueno para la rodilla al correr rápido es perjudicial para otras zonas. Un artículo publicado en the journal Clinical Biomechanics por cintíficos daneses asegura que los ritmos altos de entrenamiento cargan más la musculatura de la pierna e impacta con más fuerza sobre el aquiles y aumenta la posibilidad de sufrir fascitis plantar.  

 

 

 

 El consejo de los expertos es que se entrene a distintas velocidades ya sea en el mismo entrenamiento o alternando días en los que se vaya más rápido y otros días más lento. De esta manera se compensarán los beneficios y los perjuicios de la velocidad.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress