Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 21 febrero 2017
Te explicamos cómo evitar el overstriding, el error que cometen muchos triatletas y runners al querer alargar la zancada, que provoca lesiones y no mejora el ritmo

No te pases de largo

El overstriding es el claro ejemplo de una mala técnica de carrera, concretamente de una parte fundamental de ella: la zancada.  Los corredores que cometen este error, son aquellos que piensan que una zancada larga va a permitirles correr más rápido y es mucho más habitual de lo que la gente cree. 

 

 

[Img #22434]Al alargar en exceso la zancada, se entra de talón y con la pierna completamente recta, transmitiéndose el fuerte impacto contra el suelo por toda la pierna de manera desigual (sufren especialmente la tibia y la rodilla). Esto, a su vez provoca un efecto de frenado terrible.  Otras consecuencias del overstriding es que la cantidad de fuerza necesaria para alargar tanto la zancada provoca fatiga muscular y, nuevamente, el rendimiento se ve resentido.  El overstriding es un error muy común en corredores que han empezado hace poco a practicar este deporte, pero lo bueno es que tiene fácil solución.

 

Así podrás controlarlo

 

La principal forma de controlar  corregir el overstriding es prestando mucha atención en el transcurso del entrenamiento a la forma en la  cual se va desarrollando la carrera, las zancadas, así como el ritmo de la respiración. Para ello, en primer lugar hay que controlar siempre que la pierna que efectúa la zancada efectúe la pisada en el punto bajo el cual se encuentra el centro de gravedad del corredor. La clave está en efectuar más zancadas pero más cortas de esta forma no se pierde eficiencia en la carrera y las articulaciones no sufren de la misma forma que cuando se comete el overstriding.

 

 

La postura más aconsejable a la hora de correr es manteniendo la espalda recta y el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante, efectuando zancadas cortas y continuas. De esta forma conseguimos que las piernas se encuentren en todo momento ligeramente flexionadas sin llegar a una amplitud que pueda causar daños en las extremidades.  Una vez que se mejora la técnica y se evita caer en este tipo de errores el corredor consigue mantener un ritmo de carrera mucho más eficiente.

 

 

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress