Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 26 julio 2010

Mario ya empieza a Molar

España es un país que encumbra por poco y derriba por menos. Así que desde DDT queremos ser equilibrados y no fomentar esos extremismos. Queremos dar la importancia que merece a un hecho y a un deportista porque se lo merece el hecho y se lo merece el deportista. Mario Mola consiguió ayer una impresionante quinta plaza en las Series Mundiales de Londres. Su logro no nos sorprende a algunos que creemos en él como una promesa con muchas bases de ser una realidad a corto plazo pero no es momento de presionarle y destrozar su progresión como ha pasado con muchos deportistas que impactaron y se diluyeron.

En el caso de Mario, y tras tratarle muy de cerca, tenemos claro que es un deportista total. ¿Qué queremos decir con esto?, que muestra un equilibrio personal que sorprende en un chico de 21 años. No va de nada. Bueno sí, de modesto, de humilde, trabajador y sacrificado. De otra manera no se entendería que siga sacando con precisión de cirujano su carrera universitaria y siga creciendo como triatleta de elite. El único tiempo libre que le queda al día casi lo dedica exclusivamente a dormir. No se derrumba por los fracasos ni explota con los éxitos. En las Series Mundiales de Madrid vio cómo un pinchazo arruinaba su estreno mundialista y lo solucionó con una sonrisa y "a seguir currándoselo".

Lo cierto es que en Mario tenemos un triatleta con un margen de mejora impresionante. Sería una estupidez llamarle el sucesor de Gómez Noya porque a Javi le queda cuerda para rato y porque Mario Mola tiene aún mucho que demostrar, pero en Londres siguió descubriendo más detalles de su tremendo talento. Lo más importante no es que sea un superdotado para este deporte sino que sabe gestionar ese talento. En 2009 quedó patente que era el mejor junior junto a Jonathan Brownlee pero le quedaba lo peor: el paso a elite. Ni él mismo se imaginaba cómo podía reaccionar en su debut en la Copa de Europa de Quarteira. Ese es otro de sus secretos. No sabe dónde tiene su límite y se exige cada vez más porque él mismo se sorprende. En Quarteira estaba convencido que le daría la pájara en los 10 kilómetros de carrera a pie y, sin embargo, se marchó destacado y firmó 31 minutos ante su propio asombro.

Él y los técnicos de la FETRI saben que en la natación está su talón de aquiles pero está echando horas de trabajo y técnica y sus progresos son impresionantes y se pudieron comprobar en su debut en las Series Mundiales de Madrid. Se quedó a menos de un minuto de los mejores porque tiene algo que no tienen demasiados. En el agua compite mejor que entrena. Se supera. En la Casa de Campo hubo un momento que demostró que no es un pipiolo con clase y punto. Fue el culpable de que en el sector de ciclismo enlazara el segundo grupo y llegó a liderar el grupo principal de Noya, los Brownlee y Atkinson. Unos metros después pinchó pero no pinchó su ilusión. Ese fue precisamente el momento en el que se dio cuenta que valía de verdad para este deporte.

En la Copa de Europa de Pontevedra subió otro escalón. Sólo le ganó un Noya que ha presentado sus credenciales para ser oro en Londres 2012. Fue el mejor de los humanos y eso le reforzó.

En Londres no ha subido un escalón sino varios. Se ha dado cuenta que puede ganar a medallistas mundiales y olímpicos. Que puede estar a su altura. Que sabe dosificar y que su cuerpo admite ir a tope y acabar en 30 minutos justos en la carrera a pie y que su mentalidad de ser cauto con Londres 2012 y pensar en Río 2016 puede dar un giro radical. A Londres van 55 triatletas, con su quinta plaza ha cogido muchos puntos y si siguen confiando en llevarle a estas pruebas seguirá sumando. Con este tipo de deportistas nadie sabe cómo reaccionar. Son imprevisibles porque tienen un potencial que asusta. Desde DDT creemos que en Londres estará maduro del todo y que podrá ser el escudero de Noya en una lucha épica contra Alistair y Jonathan Brownlee.

Al menos un peligro que se cernía sobre el balear y su futuro en el triatlón se ha esfumado. No se pasará al atletismo. En los 10.000 sería un fuera de serie pero ama el triatlón sobre todas las cosas y en este deporte puede ser campeón mundial y olímpico, algo casi imposible con los africanos de por medio en atletismo. Seguirá humilde, trabajador y midiendo sus pasos minuciosamente. Es un portento físico pero no lo siente y eso es lo que le hace más grande y nos traerá éxitos con calma y sin pedirle que gane la próxima prueba de las Series Mundiales. Y si acaba el 30º habrá que felicitarle y esperar a la siguiente porque lo que él tiene sólo se pule con calma, como los buenos diamantes.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress