Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 12 agosto 2016
Hace unos días en DDT publicamos un artículo sobre los peligros de tromboflebitis en estos viajes y Javi Guerra reconoce haberlo sufrido tras esas horas de viaje

Un mal viaje de avión acaba con el sueño olímpico del maratoniano Javi Guerra

Hace unos días publicamos un artículo en el que ofrecíamos consejos para evitar problemas como el temido tromboembolismo venoso, una molestia que no es grave pero que puede arruinar tu entrenamiento de cara a una prueba. Uno de los ejemplos que ofrecíamos por losperjuicios que puede provocar es un viaje largo de avión, ya que no hidratarse bien, no caminar con frecuencia durante el viaje o no llevar medias compresivas hace que aumenten considerablemente las posibilidades de sufrir una tromboflebitis. 

 

 

 

 

Por desgracia, unos días después de ese artículo nos encontramos con la triste noticia de que uno de los maratonianos españoles que debía competir el próximo 21 de agosto en los Juegos de Río no podrá hacerlo tras lesionarse tras el viaje de avión que le trajo de España a Río. Javi Guerra ha contado la fatalidad que ha arruinado cuatro años de esfuerzos. Un problema que se puede eviuar fácilmente pero que en este caso ha roto un sueño. Javi Guerra ha publicado una carta en la que explica su desgraciada renuncia a los Juegos tras miles de kilómetros de entrenamiento y miles de horas de esfuerzo:

 

 

[Img #20176]

 

 

 

La dura carta de Javi Guerra

 

 

"Llegué a Rio con la ilusión, la emoción, el orgullo y las ganas que tiene un crío pequeño que estaba a punto de cumplir su gran sueño: participar en unos JJOO, la competición por excelencia, la reina de todas las pruebas deportivas por la que todos los deportistas trabajamos y luchamos por acudir alguna vez en la vida. Bastaron pocas horas para que este sueño se convirtiera en una pesadilla.Tras el vuelo, comencé a notar inflamada mi pierna izquierda, algo que, por otra parte, no supuso ninguna preocupación para mí, dada la cantidad de horas que pasé volando.

 

 

[Img #20175]

 

 

Al no bajar la inflamación en los días posteriores, acudí a los servicios médicos y, tras una primera exploración, saltaron las alarmas que más tarde confirmarían las pruebas de imagen.El diagnóstico fue una tromboflebitis en la zona baja del gemelo que obliga al equipo médico a apartarme de la competición.

 

 

 

[Img #20177]

Tras este diagnóstico impactante y excluyente, tuve que empezar a comprender mi situación y reconocer que mi viaje olímpico había acabado.A partir de ese momento, ya he empezado a pensar en la mejor manera de recuperarme de la situación traumática tanto a nivel físico como mental, porque lo que tengo claro es que mi resistencia, mi capacidad de afrontar situaciones límite, es muy fuerte y me va a ayudar a aprender a conocerme mejor, a no dejarme vencer por la enfermedad ni el desánimo, y a regresar a mi pasión con energías renovadas, con mayor fortaleza física y emocional y con nuevos objetivos personales y atléticos que la vida me destina".

►w_enlaces◄
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress