Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 14 julio 2010

¡¡¡Cuantos más seamos mejor!!!

El deporte se hace por determinados motivos pero dos son los que más pesan normalmente: para divertirse y para sentirse competitivo. Uno y otro son igual de respe[Img #1873]tables y pueden ser independientes o complementarios. El deporte, por suerte, es algo tan democrático que ahí reside uno de sus grandes avales para convertirse en un éxito.



¿Por qué comienzo dando este raro rodeo? porque en nuestro deporte hay dos posicionamientos muy distintos y que chocan frontalmente. Están los triatletas que quieren apoderarse del deporte porque odian que éste se popularice en exceso y aquellos que sueñan con que este deporte se convierta en una actividad de masas.

Unos son más puristas y otros lo basan todo en el disfrute. ¿Quién tiene más razón? pues cada uno tiene la suya y no seré yo quien me enfrente a los puristas porque cada uno siente su deporte de una manera, con su fe particular, pero me posiciono más hacia los que quieren su popularización.

Soy un apasionado del deporte americano, estudié en un instituto de ese país y me enseñaron a valorar que todos deben tener oportunidades. Mi instituto tenía hasta cuatro equipos de baloncesto: el muy bueno, el bueno, el regulero y el de los paquetes. Todos tenían en común que sus 40 jugadores lo hacían con pasión y todos se divertían. Unos eran competitivos y otros no pero amaban su deporte.

Todo este rollo para deciros que creo en el modelo que se va imponiendo en el mundo del triatlón. Londres y Hamburgo nos están enseñando el camino a seguir y en España el Garmin. Nos quejamos que no se habla de triatlón en los grandes medios pero mientras no pensemos en triatlón a nivel popular nunca saldremos del gueto. A mí me encanta ver a 13.000 personas en Hambrgo, a 15.000 en Londres o a 5.000 en Barcelona aunque sea con bicicletas con cestita de merienda. Si esa persona se engancha ya dejará la bici de paseo y se picará para comprarse una bici en condiciones.

Debemos pensar a lo grande. Esto me suena como los que dejan de oír a un grupo musical porque se ha hecho más comercial. El grupo sigue componiendo igual, suena igual o mejor pero como le gusta a más gente ya no valen la pena. Recuerdo a Fito cuando era cantante de Platero y tú y lo escuchábamos cuatro. Ahora es Fito y los Fitipaldis y gusta a millones y sigue siendo igual de crack.

Pero el ejemplo de éxito en el deporte es el fútbol. Lo puede jugar cualquiera. Altos, bajos, delgados, gordos...da igual. En el triatlón es igual. No se requiere ser alto, fuerte y guapo. Más bien se requieren ganas y disciplina en el entrenamiento. Aprovechemos el potencial de nuestro deporte para crecer y no nos quedemos en el barrio exclusivo. Hay que extenderlo a toda la ciudad. Hamburgo este fin de semana nos ofrecerá de nuevo el ejemplo perfecto para ser un poco más grandes.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress