Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DDT
Lunes, 15 febrero 2016
Israel Pinto, entrenador de triatlón y finisher Ironman, y Pedro Luis Valenzuela, coordinador del Centro Medico Complutense, os explican los beneficios de una prueba de esfuerzo en bicicleta

Una prueba de esfuerzo te ayudará a conocer tus límites deportivos

Hace dos semanas, al igual que hice con la carrera, hice una prueba de esfuerzo en bici, ya no solo a nivel de salud ya que tenía la prueba de carrera, pero si para saber mi rendimiento deportivo y poder comparar mis valores con otros deportistas de mi nivel (bajo) y niveles superiores, para ver cuáles son los puntos de mejora en esta disciplina.

 

Una de las cosas importantes para hacer la prueba de esfuerzo en bici es hacerla con algo que luego te pueda servir para entrenar en la calle que habitualmente se hacen con medidores de gases o/y lactato, pulso y un potenciómetro, pero de estas herramientas ¿Cuál podemos usar mientras entrenamos? De lo que he nombrado, el medidor de lactato es complicado pero mucho más la máquina de gases por lo que nos quedan pulsaciones y potencia.

[Img #18498]

Si luego queremos entrenar en los márgenes que nos marca la prueba de esfuerzo para mejorar con pulsaciones como escribe Pedro Valenzuela a continuación, es menos “fiable” por lo que nos queda el potenciómetro que es con lo que siempre se debería hacer una prueba de esfuerzo si quieres usar los datos en tu entreno.

 

En caso de no poder aplicar tus datos al entreno ¿de qué te vale la prueba de esfuerzo? Siempre que la hayas hecho mirando el rendimiento te sirve para ver tu momento actual y, cuando la repitas, la mejora obtenida en el entreno, pero te costará aplicar los datos obtenidos si no puedes compararlos con lo que haces entrenando.

 

 

Beneficios de la prueba de esfuerzo (Pedro Luis Valenzuela Tallón)

 

Como ya comentamos en un anterior artículo, consideremos que una prueba de esfuerzo con valoración cardiológica debería ser un paso obligatorio a realizar antes de comenzar cualquier tipo de preparación física, y más aún si el deporte practicado requiere de una alta intensidad.

 

En este caso, ya explicados los beneficios de este tipo de pruebas a nivel médico, vamos a comentar los beneficios que puede aportar a ciclistas y triatletas –especialmente aquellos que dispongan de un potenciómetro- una prueba de esfuerzo en cicloergómetro o con la propia bicicleta en rodillo instrumentado. Para comenzar, explicaremos brevemente en qué consiste la potencia en el ciclismo.

[Img #18497]

¿Qué es la potencia?

La potencia está determinada por la fuerza que ejercemos en el pedal (par o torque) y las revoluciones (cadencia) con la que ejercemos dicha fuerza. Dos ciclistas pueden ejercer la misma potencia (medida en vatios) llevando uno de ellos una alta cadencia pero ejerciendo poca fuerza en cada pedalada, mientras que el otro puede llevar una baja cadencia pero ejercer más fuerza. Sin embargo, que estos dos ciclistas produzcan los mismos vatios durante una subida no significará que vayan a ir a la par, ya que habrá que tener en cuenta el peso al analizar este valor (potencia relativa en vatios/kg), siendo en este caso el ciclista que produzca una mayor potencia relativa el que llegue antes a meta.

 

¿Qué nos ofrece la potencia frente a otros valores?

Es común ver deportistas enorgullecidos por haber mejorado la velocidad media para un mismo recorrido.  Sin embargo, la velocidad no es un buen indicador del rendimiento ni del esfuerzo ya que es afectada por factores como la pendiente o el viento. La potencia nos permite saber la fuerza exacta ejercida en los pedales durante un entrenamiento, permitiendo hacer comparaciones con otras sesiones y deportistas independientemente de la pendiente o el viento.

 

Por otro lado, muchos deportistas utilizan la frecuencia cardíaca como variable para controlar el entrenamiento. La frecuencia cardíaca es un valor muy útil pues muestra el estrés interno al que estamos sometiendo al organismo. Sin embargo, no da información sobre el rendimiento o la carga externa y está afectada por factores como la temperatura, el estrés, la fatiga e incluso la alimentación e hidratación, dificultando la comparación entre sesiones y mucho más entre deportistas. Además, no es válida para controlar esfuerzos cortos por el tiempo que tarda en responder.

 

La información de la potencia junto con la frecuencia cardíaca sí nos permitirá evaluar la respuesta de nuestro organismo ante una carga externa conocida, pudiendo por lo tanto determinar posibles mejoras entre sesiones evaluando si una misma potencia nos supone una menor frecuencia cardíaca que en otras sesiones o si somos capaces de aumentar la potencia durante un determinado tiempo o distancia.

[Img #18499]

¿Qué nos ofrece una prueba de esfuerzo a nivel deportivo?

En una prueba de esfuerzo se evaluará la respuesta fisiológica del organismo ante una intensidad creciente -por ejemplo aumentos de 25 vatios cada 3 minutos- hasta el agotamiento. Mediante esta prueba podremos determinar el umbral aeróbico y anaeróbico del deportista, así como la potencia aeróbica máxima (VO2máx) que el sujeto es capaz de alcanzar. Esta determinación de los umbrales y VO2máx nos permite, además de evaluar posibles puntos débiles, establecer las zonas de entrenamiento del deportista en vatios y frecuencia cardíaca (aeróbico regenerativo, aeróbico ligero, tempo, umbral anaeróbico, VO2máx y HIIT, por nombrar algunas).

 

Conocer las zonas de entrenamiento a las cuales entrenar es primordial para obtener los mayores beneficios de nuestro tiempo de entrenamiento, pudiendo así regular de forma exacta la intensidad dependiendo del objetivo de cada sesión. Estas zonas deben ser determinadas de forma individualizada para cada deporte, pues no es igual la frecuencia cardíaca a la que se encuentra nuestro umbral anaeróbico cuando nadamos, montamos en bici o corremos. Si además de controlar nuestra frecuencia cardíaca podemos conocer la potencia a la que entrenar en bicicleta podremos cuantificar de forma muy completa la carga de entrenamiento así como controlar nuestras mejoras en el rendimiento a lo largo de la temporada.

 

Pedro Luis Valenzuela Tallón, Centro Médico Complutense. @CMComplutense

 

Israel Pinto Padilla, Triathlon 4 Live @Pinto_Israel @triatlon4live

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress