Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 24 agosto 2012
La presencia de Armstrong estaba ayudando a popularizar nuestro deporte en el mundo Un palo para el triatlón

Un palo para el triatlón

La sanción de por vida a Lance Armstrong supone un "palo" muy grande al triatlón y una oportunidad para nuestro deporte que es difícil que vuelva a presentarse para conseguir el impacto mediático y la influencia en el convencimiento de la práctica del triatlón en el mundo a un nivel muy superior al actual.

 

El regreso del estadounidense al deporte donde comenzó a destacar con 17 años supuso un impulso, aire fresco para el triatlón. Desde su aterrizaje en pruebas de triatlón, esta palabra comenzó a multiplicarse en los medios, gente que no había oído apenas hablar de este deporte se comenzó a interesar. Armstrong arrastra mucha atención en todo el mundo y los deportes necesitan figuras mediáticas para crecer. Armstrong suponía ese enganche para conseguir popularizar aún más el triatlón.

 

Su carrera hacia la clasificación para el Ironman de Hawaii consiguió atraer a cientos de periodistas a pruebas antes semidesconocidas, la prensa se comenzó a interesar por nuestro deporte y comenzaba a apartarse del típico tópico de "deporte de superhombres" o grandilocuencias similares. Se hablaba del triatlón como una disciplina interesante y de manera más creciente aparecían día a día más imágenes, fotos que hipnotizaban, la estética pura del triatlón.

  [Img #6692]

Su presencia hizo que Ironman multiplicara por 10 las visitas a su web, que la NBC tomara la decisión de un tiempo importante en directo la prueba de Hawaii y que los patrocinadores se dieran cuenta del atractivo del triatlón, de su belleza, de sus posibilidades como deporte que atrapa, como deporte sano que mejora la sociedad.

 

Sin embargo, su salida de nuestro deporte traerá de nuevo un apagón mediático ya conocido, reducirá el interés de los patrocinadores y, lo peor, no ayudará a que los niños sientan curiosidad por el triatlón. si no sales en los medios no existes y con Armstrong asegurabas esa existencia.

 

Y el triatlón pierde porque Armstrong era un claro favorito a ganar en Hawaii este mes de octubre. Cada día era mejor triatleta y comenzaba a generar temor entre los grandes. Sus resultados invitaban a ver un grandísimo Ironman en Kona, un espectáculo en el que muchos millones de espectadores tenían la curiosidad de ver cómo respondía el texano. Habría sido la prueba de triatlón más seguida de la historia con mucha diferencia y Armstrong lo tenía todo para haber disputado la victoria.

 

Aquí sólo gana la USADA y perdemos los amantes al triatlón. Una pena

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 26 marzo 2013 a las 05:08
Leandro
Cien por ciento de acuerdo con el articulo.
Una lastima, una perdida para el deporte. Se va un grande, el mejor. Mal por esos organismos y organizaciones de control al estilo de la santa inquisición. Dejen vivir el deporte.

Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress