Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 26 febrero 2010

Triatlón: Una forma de vida

Si tienes claros tus objetivos, dispones de un Entrenador en el que tienes confianza, te alimentas bien y dispones de la posibilidad de dar el descanso merecido a tu cuerpo ya puedes ser Triatleta. Sólo te queda entrenar 42 o 46 semanas al año y mantener siempre la ilusión del primer día.

Una vez que hemos decidido ser Triatleta, dedicarnos a preparar un Olímpico, un Sprint o Larga, y también disponemos de un Entrenador que nos ayude, en el paso siguiente deberíamos entender que para hacer Triatlon tendremos que utilizar cada hora del día en prepararnos para mejorar.


Una buena planificación del entrenamiento es imprescindible. Habíamos hablado de entrenar los tres deportes cada día como objetivo, pero también a diario debes actuar como triatleta en otros dos aspectos: Alimentación y Descanso. Si tú entrenas mucho y de manera eficaz has conseguido realizar la parte más complicada del triatlón, pero si te alimentas mal y no consigues descansar lo adecuado no conseguirás resultados adecuados a tus entrenamientos.


El descanso es lo que permite que tu cuerpo pueda asimilar cargas importantes durante sesiones, días y semanas. También es importante el descanso al finalizar cada temporada. El Entrenador te planificará la distribución de las distintas cargas pero el descanso es cosa tuya. En un día normal descansar supone que cuando no te encuentres entrenando tu actividad física será ligera y tu sueño “reparador”, pero si esto no es posible por cualquier causa justificada: actividad física alta por tu trabajo, mal sueño, resfriado, viaje, etc., el Entrenador debe de conocerlo, valorarlo y modificar o ajustar las siguientes sesiones en función de la menor disponibilidad de tu cuerpo para asimilar los cargas previstas.

 

A veces es el estrés el que nos impide recuperarnos totalmente de los esfuerzos físicos y también debemos valorarlo. Normalmente el triatleta por su carácter, por su espíritu de sacrificio, piensa que hay que realizar lo previsto a cualquier “precio”, es un error muy común, pero con una alta comunicación y con gran confianza en tu Entrenador serás más eficaz.

Hablábamos del descanso diario, pero cada Microciclo semanal incluye normalmente un día de descanso para los mas nóveles como mínimo, aunque has de saber que si eres profesional de este deporte quizás puedas entrenar los siete días de la semana. Y por último, el descanso entre temporadas. Es muy importante que comiences la temporada “fresco” de cuerpo y mente, normalmente se suele descansar entre 4 y 6 semanas, pero dependiendo de cómo haya sido de exigente la temporada te puedan bastar 3, o quizás tu cuerpo necesita 4 y tu mente 6, insisto en la coordinación total con tu Entrenador, de ahí saldrá la eficacia.

 

Evidentemente he puesto “causa justificada” sobre la alteración del descanso, porque si la causa no es justificada no has entendido lo que significa ser triatleta.

 

La Alimentación es la “gasolina” de nuestro cuerpo y como no soy un especialista en Nutrición os expondré lo básico. Todos conocemos la pirámide alimenticia y aunque los triatletas somos especiales por el gran gasto energético que soportamos, nunca debemos olvidarla.

 

En la base de la pirámide triatlética se encuentran los hidratos de carbono, en el segundo escalón se encuentran las verduras, frutas y aceite. Estos alimentos combinados de la manera adecuada con carne, huevos, pescado y lácteos deben de ser un porcentaje muy alto de nuestra alimentación. Por supuesto, dependemos de una buena hidratación, y la costumbre de beber sin sed debemos asumirla y normalmente es preferible beber agua de más que de menos. Las bebidas isotónicas que incluyen normalmente sodio, potasio y glucosa, nos permiten una asimilación rápida y ayudan a la recuperación entre series o entre sesiones. Nunca hay una causa justificada para ingerir grasas saturadas ni bebidas con gas, lo siento.


Bueno, si tienes claros tus objetivos, dispones de un Entrenador en el que tienes confianza, te alimentas bien y dispones de la posibilidad de dar el descanso merecido a tu cuerpo ya puedes ser Triatleta. Sólo te queda entrenar 42 o 46 semanas al año y mantener siempre la ilusión del primer día.


José Rioseco

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress