Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 24 mayo 2011

Rozando… el pódium

[Img #3123]Todo estaba saliendo según lo previsto, todo estaba saliendo bien, parecía que había hecho lo más difícil y parecía que sólo quedaba lo “fácil”… pero NO… no fue así…


Eran las 7:00h y salimos a nadar, salida un poco complicada, mucha gente viene desde atrás lanzada y te pasa por encima, hasta la primera boya bastantes golpes, pero a partir de aquí cada uno se va colocando en su sitio y se puede empezar a coger ritmo. No tengo muy claro dónde voy, pero me encuentro bien con el grupo que estoy así que me limito a mantenerme en él. Acabando la primera vuelta me parece ver algunos pros a mi lado que normalmente están por delante, lo confirmo al salir a la arena y al volver a entrar me centro en intentar seguir con ellos, el ritmo me sigue siendo cómodo y aguanto hasta el final.


Cojo la bici con las ideas muy claras, “esto es muy largo y hace mucho viento, no me puede pasar como el año pasado en Embrun donde en el km 140 me quedé vacio, hay que regular muy bien y acabar con fuerza”, aún así cojo un buen ritmo, cómodo, pero que iba sirviendo para ir avanzando corredores, al paso del km 15 me coloco cuarto.


Tuve un bache del km 60 al 80 y bajé al quinto, a partir de aquí empezaba la montaña y tenía claro que aunque no me podía exceder tenía que recuperar tiempo en el terreno que mejor se me adapta. Coroné Mirador de Haría y arriesgué un poco en la bajada hacia el pueblo, después tras coronar Mirador del Río, bajando hacia Arrieta me coloqué tercero, desde aquí faltaban unos 50 kms en un terreno ligeramente ascendente pero con el viento a favor. Ya no hacía falta guardar más, así que aceleré el ritmo, me encontraba bien y tenía fuerza como para llegar entero hasta T2.


Llegué tercero a T2, aunque sabedor de que los dos primeros estaban muy lejos, me veía con fuerza y no iba a tirar la toalla hasta el final porque quizás alguno podría desfallecer y pillarlo… pero estas ideas que rondaban mi cabeza justo antes de dejar la bici se esfumaron al poner pie a tierra, cuando solté la bici y empecé a correr para coger la bolsa sentí que tenía las lumbares muy cargadas, no supe cuánto hasta que después de sentarme para ponerme las zapatillas de correr casi no me puedo levantar…, no era la primera vez que tenía dolor de lumbares, ya me había pasado en varias ocasiones y tenía la esperanza de que como otras veces al empezar a correr desapareciese.


Arranqué a correr muy despacio porque apenas podía levantar las piernas del suelo, km tras km esperaba ir encontrándome mejor, pero no pasaba, al giro en el km 9 vi que el cuarto clasificado me había recuperado mucho y que si seguía a este ritmo me cogería pronto, pero no podía correr más, el dolor me impedía levantar las piernas, poco a poco me fui hundiendo, sobre el km 17 me pasó y no pude ni intentar seguirlo, un km más tarde decidí parar.


Puede parecer absurdo, seguramente si hubiera seguido sufriendo podría haber acabado 4 o 5 o 6, y hubiera sido un buen resultado en muchas de las carreras en las que compito, pero para mí, el sábado en el IM Lanzarote no lo era, llevaba toda la carrera luchando por una plaza en el pódium y al perderla decidí que ya no valía la pena seguir sufriendo.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress