Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Jueves, 24 octubre 2019
La técnica del exotendón puede mejorar la eficiencia de carrera hasta un 6,4%

Éste es el extraño truco que te permitirá correr más deprisa cuando entrenas

Correr es una actividad física extremadamente ineficiente: la energía se desperdicia por todas partes en forma de calor y no como combustible para seguir corriendo como tal. 

 

 

Es por eso que es una buena forma de entrenamiento si se pretende perder peso, dado que, por cada 10 calorías consumidas, tan solo se usa alrededor de 1 kcal para mantener la velocidad de avance constante.  Las otras 9 kcal se gastan en otras funciones, como evitar caer al suelo cuando se golpea al pavimento con toda la masa corporal, frenar o acelerar. Pero en cuanto a velocidad, la energía se desperdicia. 

 

[Img #37059]

 

 

Sabiendo esto, el ingeniero Elliot Hawkes de la Universidad de California en Santa Bárbara (EEUU) quiso investigar al respecto de la eficiencia en la carrera continua mientras aún estaba en la Universidad de Stanford. Hawkes notó los problemas con este ejercicio cuando daba una vuelta en bicicleta en el Golden Gate Park de San Francisco, en una pista de ciclismo concéntrica a una pista de atletismo: balancear las piernas consume mucha energía, reduciendo la eficiencia y la velocidad. Y eso debía tener algún tipo de solución.

 

[Img #37061]

 

 

Según el estudio publicado por Hawkes y sus colegas en el Journal of Experimental Biology, existiría un extraño pero eficiente truco para mejorar la eficiencia en carrera: atar una banda de resistencia ligera entre los pies. Aunque suene ilógico, esto aumentaría la eficiencia hasta un 6,4%, un pequeño pero significativo porcentaje dependiendo del tipo de carrera que se realice. 

 

 

Para la forma de pensar de Hawkes y sus colegas ingenieros, el sistema por el que los humanos nos desplazamos moviendo una pierna tras la otra debía poder optimizarse mediante algún tipo de resorte, similar a los tendones de las piernas de los guepardos, en lugar de dejar que todo el trabajo lo procesase la masa muscular. 

 

[Img #37058]

 

 

Se trata de un enfoque biomimético diferente a los habituales, los cuales suelen centrarse en mejorar la eficiencia de carrera en la parte del "golpe" que producen las zancadas. 

 

 

Inicialmente pensaron en colocar una banda elástica en las rodillas, pero finalmente la colocaron en los zapatos. Para Hawkes, es un lugar más sencillo y cómodo, dado que en las rodillas la banda se frota y no aumenta la eficiencia. Y parece que, si se coloca a nivel de los pies, este "exotendón" optimiza la carrera.   

 

[Img #37062]

 

Aunque suena contradictorio "atar los zapatos" para mejorar la velocidad de carrera, la realidad es que los participantes del estudio se sintieron cómodos muy rápidamente, y ninguno tropezó con ella. 

 

 

La banda elástica ligera aumento la eficiencia del balanceo de las piernas, y dar pasos más cortos de forma más frecuente dio como resultado un menor consumo energético para soportar el peso corporal durante cada impacto en el pavimento, aumentando así la resistencia general. 

 

[Img #37060]

 

 

En resumidas cuentas, como bien explica Hawkes, la banda elástica reducía el esfuerzo de "rebotar" durante la alternancia de posición de las piernas. Habitualmente la gente corre a 90 pasos por minuto; la banda elástica reducía la distancia de dichos pasos, y los hacía más rápidos. 

 

 

Con pasos más cortos y rápidos, se reduce la energía de rebote, pero se necesitaría más energía para balancear las piernas tan rápido. Sin embargo, al colocar esta banda elástica, el coste de este balanceo corto y rápido se elimina, pudiendo llegar a los 100 pasos por minuto y minimizando el coste energético. 

 

 

Pero no para la competición

 

 

Aunque a priori este truco parece ideal, los investigadores puntualizan algunas cosas a tener en cuenta: la banda que se usó fue una pieza de un tubo quirúrgico, cortada aproximadamente al 25% de la longitud de la pierna.  

 

 

Era "suficientemente larga para que no aplique fuerza cuando los pies se cruzan el uno con el otro y resistente para no romperse al separar los pies, pero lo suficientemente corta como para que no se enreden los pies al cruzarse", explican. 

 

 

Por otro lado, Hawkes y sus colegas realizaron sus pruebas teniendo en cuenta únicamente la resistencia, por lo que se desconoce si los velocistas de zancada larga y distancia de carrera más corta obtendrían beneficios de este dispositivo.  Finalmente, la superficie de carrera siempre fue plana y nivelada, por lo que otras superficies no se beneficiarían de la banda elástica.

 

Fuente: El Español

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress