Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Miércoles, 16 octubre 2019
Eliud Kipchoge resta trascendencia al impacto de las zapatillas de Nike que llevó en el reto que le hizo bajar de dos horas en el maratón

"Las zapatillas no te hacen correr rápido"

Eliud Kipchoge sigue en una nube. El pasado sábado fue el primer atleta en bajar de dos horas corriendo un maratón y lo disfruta como un niño. "Todavía estoy celebrando mi actuación del sábado. Es el mayor logro que he conseguido. Quería hacer historia en este mundo y hacer historia es otra historia”, afirma en una entrevista exclusiva en El País.

 

 

[Img #36900]

 

 

Tras el histórico logro en Viena el siguiente paso es descansar: "Ahora estoy concentrado puramente en la recuperación. Cuando termine la recuperación, tengo un gran equipo a mi alrededor con el que discutiremos qué es lo siguiente. Pero por ahora es recuperación”. 

 

 

[Img #36894]

 

 

La ventaja que puede suponer usar el modelo de zapatillas Nike Alphafly ha desatado una gran polémica. Sin embargo, Kipchoge no ve ahí lo esencial del reto: “Lo importante es el atleta. Si tienes buenas zapatillas y no estás en forma, no puedes hacer nada. Al final, las zapatillas no son la respuesta; no te hacen correr rápido. Soy un ser humano. No es como con un coche, que tienes dos tipos de combustible: un combustible que va muy rápido y otro combustible que es lento. Con los seres humanos, si no estás en forma mental y físicamente, no puedes hacer nada. Concentrémonos en el atleta real”. 

 

[Img #36897]

 

 

La recuperación de Eliud Kipchoge no será un proceso corto, según explica desde Eldoret el catalán Marc Roig, atleta, fisioterapeuta, responsable de las sesiones de ejercicios de condicionamiento general del keniano. “Van a ser unas tres semanas de descanso casi absoluto para recuperar el cuerpo”, dice Roig. Podría salir a trotar un poco, pero no como parte de un plan, sino como necesidad instintiva. La vuelta al trabajo en serio no se producirá hasta noviembre, cuando el resto de los corredores del grupo haya disputado sus maratones de otoño. Entonces Kipchoge volverá a dejar a su familia en Eldoret, a 2.100 metros de altitud, para mudarse al campo de entrenamiento de Kaptagat, a 30 kilómetros, pero aún más arriba, a 2.400 metros. 

 

[Img #36896]

 

 

Para entonces, Roig está convencido de que ya tendrá en mente la siguiente frontera y la compartirá con el grupo. Sobre el asalto a las dos horas en Viena no les habló hasta hace unos cinco meses, cuando empezaron el programa de preparación. Desde La Haya, Kipchoge reflexionaba sobre su espíritu competitivo: “No creo en los límites. Los desafíos son parte de la vida. Cuando se me plantea uno, intento superarlo. Los deportes son como la vida. Cada día es un desafío. Me levanto por la mañana y cada día es un desafío”, dice. 

 

[Img #36899]

 

 

Y los afronta con método. “Siempre sigo de manera estricta afrontar los compromisos de uno en uno. En enero [cuando decía que no se veía bajando de las dos horas], estaba comprometido con el maratón de Londres. [El reto de las dos horas] estaba en la parte trasera de mi mente, y yo siempre me ocupo antes de las cosas que están en la parte delantera”, cuenta. “Lo mental y lo físico son dos cosas críticas. Debes estar físicamente en forma para correr la distancia y mentalmente en forma para manejar toda la distancia. Son dos cosas críticas que funcionan mano a mano, hermanos y hermanas que no pueden separarse”, explica. 

 

[Img #36898]

 

 

Según relata Roig, el prodigio físico de Kipchoge se combina con una cabeza a la altura: “Es capaz de mover montañas con la mente”.     

 

[Img #36904]

 

 

Quienes trabajan con él, como Roig, destacan su convicción casi por encima de sus condiciones físicas. “Con un objetivo a la vista, da el 100% para ese objetivo. No es fácil dejar la familia a un lado, y no saltarse nada. Él es de los que dice que si estás aquí es para entrenar; con él, tonterías las justas. Algunas veces que empieza a chispear, tampoco afloja”, dice.   

 

[Img #36901]

 

 

El plan había comenzado en 2016, cuando como en la carrera espacial de la guerra fría aún había dos potencias persiguiendo el reto de las dos horas, Adidas y Nike. La marca estadounidense lo escogió en la terna de maratonianos que lo intentó en el circuito de Monza en mayo de 2017. Esa mañana a Kipchoge le sobraron 26 segundos, pero no olvidó aquel impulso. En Viena corrió con una pulsera en la muñeca derecha: un cordón amarillo con una placa plateada en la que se leía “Sandy”. Recordaba a Sandy Bodecker, el ejecutivo de Nike impulsor de aquel proyecto conocido como Breaking2, fallecido en octubre del año pasado. El lunes, dos días después de conseguir finalmente lo que empezaron juntos, Kipchoge tuiteó: “Sandy, lo hicimos”.

 

Fuente: El País

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress