Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DDT
Martes, 8 octubre 2019
Un estudio del Hospital de la Pitié-Salpêtrière en París demuestra que no solo produce fatiga muscular y que afecta gravemente a la fatiga neuronal en el cerebro

El peligro del sobreentrenamiento

Investigadores del Hospital de la Pitié-Salpêtrière en París descubrieron que el síndrome de sobreentrenamiento puede afectar el cerebro y el resto del cuerpo.

 

 

El síndrome de sobreentrenamiento alude al estado de agotamiento producido fundamentalmente por un sobreentrenamiento, aunque facilitado por otros estresores incluidos los extradeportivos, el cual provoca en atletas de resistencia una amplia sintomatología junto a un deterioro del rendimiento, impidiendo mantener o superar sus marcas previas.

 

 

[Img #36651]

 

 

Ahora, autores de un estudio llevado a cabo en Francia creen que esta forma de fatiga puede involucrar algunos de los mismos circuitos neuronales que el agotamiento que sigue al trabajo intelectual intensivo. De este modo, el control cognitivo o ejecutivo -la capacidad que tenemos para cambiar nuestros comportamientos y procesos de pensamiento para lograr nuestros objetivos- puede verse afectado por esta falta de ejercicio.

 

 

Los investigadores querían probar si el síndrome de sobreentrenamiento surge en parte de la fatiga neural en el cerebro, así como del cansancio muscular. También estaban interesados ​​en saber si este fenómeno afecta a la misma porción del cerebro que el trabajo intelectual excesivo.

 

 

[Img #36652]

 

 

El estudio se hizo en 37 deportistas

 

Para su investigación se reclutaron a 37 atletas de resistencia masculinos competitivos con una edad promedio de 35 años. Los participantes continuaron con su régimen de ejercicio regular o aumentaron su entrenamiento en un 40% por sesión durante 3 semanas. Los atletas participaron en ejercicios de ciclismo en sus días de descanso para que los investigadores pudieran monitorear su rendimiento físico. También completaron cuestionarios sobre su experiencia subjetiva de fatiga.

 

[Img #36653]

 

 

Por último, se emplearon pruebas de comportamiento y resonancias magnéticas para evaluar la capacidad cognitiva de los participantes. El estudio, que ha sido publicado en Current Biology, mostró que durante 3 semanas, la sobrecarga de entrenamiento físico hizo que los atletas se sintieran más cansados ​​y se comportaran de manera diferente.

 

Así, los atletas fatigados tenían más probabilidades de actuar de forma impulsiva: las imágenes de resonancia magnética mostraron que la sobrecarga física de los atletas resultó en una activación deteriorada de la corteza prefrontal lateral, el área del cerebro encargada del control cognitivo de orden superior, el cual afecta a la toma de decisiones, la planificación, la inhibición del comportamiento y las operaciones de motivación.

 

 

[Img #36655]

Las operaciones motivacionales son particularmente interesantes porque definen cómo procesa el cerebro la información de recompensa. Los hallazgos de este estudio muestran que los atletas que experimentaron sobrecarga física tenían más papeletas para ser impulsivos, decantándose por recompensas inmediatas en lugar de recompensas más significativas pero no instantáneas.

 

Los autores explican que aunque el entrenamiento de resistencia es generalmente bueno para la salud, en algunos casos podría tener un efecto inesperado en el cerebro. Por otra parte, se trata del primer estudio que demuestra que el entrenamiento físico también puede inducir fatiga cognitiva.

 

[Img #36654]

 

Si la sobrecarga de entrenamiento aumenta la impulsividad y disminuye la capacidad de resistir la tentación de una recompensa inmediata, los autores se preguntan si esto podría tener consecuencias importantes fuera del deporte. Además, estos hallazgos podrían explicar las mayores posibilidades de dopaje en relación al cambio con respecto a las operaciones motivacionales.

 

Los autores quedaron particularmente impresionados por el hecho de que tanto la sobrecarga física como el trabajo intelectual excesivo afectan la misma área del cerebro. “Esta región cerebral apareció como el punto débil de la red cerebral responsable del control cognitivo. Es necesario controlar el proceso automático que hace que te detengas cuando duelen los músculos o las articulaciones”, afirmó el principal autor, Mathias Pessiglione.

 

Fuente: ticbeat

 

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress