Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Lunes, 30 septiembre 2019
El prodigio de longevidad del atletismo mundial de elite llevó a cabo un singular plan para adaptarse a las infernales condiciones del Mundial de atletismo de Doha

¿Por qué García Bragado ingirió glicerina para mejorar su rendimiento en el Mundial de Atletismo?

La manida noticia sobre las infernales condiciones de calor y humedad que han sufrido las maratonianas y los marchadores en el mundial de Doha tiene sus interesantes intrahistorias. Una de ellas la protagoniza Jesús García Bragado. El marchador español de 49 años acabó octavo en una prueba a 33 grados y un 80% de humedad en la que no pareció sufrir demasiado. La razón de su gran adaptación a estas condiciones estuvo en un detallado plan de aclimatación que puso en práctica durante los últimos meses.     

 

[Img #36522]

 

 

Ante esta previsión, García-Bragado se preparó a conciencia. Además de sus tiradas largas habituales, combinó su preparación muscular con la física para aguantar el durísimo desgaste físico que supone competir en esta situación. El riesgo de deshidratación al perder mucho líquido con el sudor es crítico, y es lo que más preparó durante los meses previos.

 

[Img #36523]

 

 

Básicamente, tuvo dos aliados. Después de cada entrenamiento, hacía sesiones de baños con el agua a 40ºC durante ciclos de muchos minutos con un máximo de 40. El objetivo es que su cuerpo 'memorizase' estar en una situación de calor extremo, ya que el sudor no le iba a refrescar, sino todo lo contrario, tal y como ocurrió.

 

 

[Img #36539]

 

 

Para evitar o paliar en buena medida la deshidratación y los problemas estomacales, Bragado se acostumbró a beber durante [Img #36525]sus entrenamientos un preparado de glicerina, mucho más espeso que el agua simple y que ya usan los bomberos forestales en situaciones de incendios.

 

 

 

Pese a toda esta preparación, su cuerpo acabó destrozado tras la prueba. "Después de terminar la competición a altas horas de la madrugada, la fatiga del estómago, después de beber tanto líquido y el calor, hizo que tuviera vómitos, no conseguía retener el líquido para recuperarme y tuvieron que ponerme lo habitual, un Primperán, para poder asentar el líquido en el estómago", relató.

 

 

 

Poco sueño, una mala 'resaca' y todo por un objetivo: acabar su ya legendaria trayectoria deportiva con la disputa de sus últimos Juegos Olímpicos.

 

 

 

Fuente: DDT y 20 minutos

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress