Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Jueves, 12 septiembre 2019
Gwen Jorgensen, campeona olímpca de triatlón, cuenta el infierno que ha pasado tras pasarse al atletismo y sufrir las consecuencias del alto volumen de kilómetros corriendo

"Solo el hecho de ponerme los calcetines era algo insoportable"

Gwen Jorgensen, vigente [Img #36163]campeona olímpica de triatlón y dos veces campeona mundial, decidió abandonar el triatlón hace dos años y probar en el atletismo profesional. Se enfocó en maratón y en conseguir plaza olímpica para participar en los Juegos de Tokio 2020. Sin embargo, su transitar por el atletismo está siendo muy duro y ha desvelado el tremendo sufrimiento físico que ha padecido debido al volumen de entrenamiento que le ha llevado a tener una lesión muy dolorosa en el talón del pie derecho.     

 

[Img #36158]

 

 

"Solo el hecho de ponerme los calcetines era algo insoportable", reconoce. La que fuera la mejor triatleta mundial entre 2014 y 2017 no esperaba vivir una situación tan problemática cuando cambio de deporte: "Ha sido una batalla cuesta arriba, diría. Una de las razones por las que cambié de deporte era porque quería un nuevo desafío. Quería algo que me mantuviera motivada pero ha sido más duro de lo esperado".       

 

[Img #36160]

 

Todo comenzó tras competir en el Maratón de Chicago 2018. Jorgensen fue diagnosticado con la deformidad de Haglund: "Es básicamente un crecimiento excesivo de hueso en el talón. Y luego, cada vez que das un paso, el Aquiles y las bolsas y todo frotan contra el crecimiento excesivo de los huesos y causa mucho dolor".   

 

[Img #36161]

 

 

Jorgensen hizo todo lo posible para evitar la cirugía, incluida la terapia con plasma rico en plaquetas, inyecciones de cortisona y cambiar su forma de correr. Pero finalmente tuvo que operarse el pasado mes de mayo. Ha sido un regreso lento y consta[Img #36159]nte desde entonces. Ya correr 40 minutos cada dos días y la sonrisa ha vuelto a su cara : "He podido correr un poco ahora. Me encantaría aumentar una tonelada, pero he invertido mucho tiempo y energía en recuperarme y ese es mi objetivo principal en este momento. Eso probablemente suena suficiente para mucha gente, pero estoy acostumbrada a una hora y media por la mañana y una hora por la noche".   

 

 

Jorgensen compensa la falta de entrenamiento de carrera con otras maneras de mantener su cardio: "He estado usando las herramientas que aprendí en el triatlón. He estado haciendo natación y ciclismo. Haciendo algo de elíptica y corriendo dentro del agua".    

 

 

El objetivo de Jorgensen es llega r en forma al próximo 29 de febrero, que se disputan las pruebas de maratón olímpico de EE. UU.  "Tengo tiempo, mucho tiempo diría. Hay un compañero de equipo mío que está en el Bowerman Track Club, Sean McGorty, quien tuvo la misma cirugía y volvió a competir en seis meses".

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress