Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Domingo, 1 septiembre 2019
Katie Zaferes, la nueva campeona mundial de triatlón, recuerda como comenzó su relación con el triatlón en 2012 tras dejar el atletismo al ser reclutada por USA Triathlon

"Papá no voy a ser capaz de hacer esto"

Katie Zaferes tiene en su padre un referente en la vida. Es  esa persona que un día en un hotel en Colorado buscaba desesperado a su hija. Habían recorrido 2.000 kilómetros en coche para llegar al centro de alto rendimiento de la federación estadounidense de triatlón y no encontraba a Katie. Tras un buen rato de búsqueda salió al párking, abrió la puerta de su coche y se encontró a su hija llorando. "Papá no voy a ser capaz de hacer esto". Su padre la abrazó y le transmitió tranquilidad. "Katie no te preocupes, prueba una semana y si no te sientes bien vendré a recogerte y llevarte a casa". Esa llamada nunca se produjo y Katie es ahora campeona mundial.   

 

[Img #35912]  

 

 

Corría el año 2008 cuando una mente brillante del triatlón estadounidense llamada Barbara Lindquist lanzó la idea de que la Federación de Estados Unidos iniciara un programa de reclutamiento de talentos de la natación y el atletismo que podrían sentirse frustradas por no alcanzar sus metas. El proyecto se basaba en convencer a esos nadadores y atletas con argumentos de peso para cambiar de disciplina. El resultado 10 años después son tres títulos mundiales y un oro olímpico.       

 

[Img #35914]

 

 

El primer caso de éxito de ese plan de captación de talento fue Gwen Jorgensen. Competía en pruebas de 5.000 y 10.000 pero no terminaba de explotar así que se pasó al programa de la federación estadounidense. Había nadado desde pequeña y el agua no le era esquiva así que se pasó al triatlón. Su gran problema fue aprender a rodar en bicicleta, pero la suerte se alió con ella al comenzar una relación personal con el ciclista profesional Patrick Lemeiux. Le enseñó a rodar y pocos años después llegaron dos títulos mundiales y un oro olímpico.       

 

 

[Img #35916]

 

El segundo caso de éxito se certificó en la Gran Final de Lausana 2019. Katie Zaferes consiguió su primer título mundial y demostró el acierto de la estrategia estadounidense al poner en marcha el plan de reclutamiento de atletas y nadadores con dudas o cansadas al no alcanzar sus objetivos.     

 

[Img #35913]

 

 

Zaferes era atleta de 3.000 obstáculos. A la creadora del plan de captación de talento le encantaba ese tipo de atleta.  “Si pudiera  hacer que todos los corredores que reclutamos fueran atletas de carrera de obstáculos, lo haría. Son un poco mestizos. Sus [Img #35915]caderas son más fuertes, no temen mojarse los zapatos; pueden ser más resistentes", aseguraba Lindquist.    

 

 

Barbara Lindquist vio en Katie Zaferes un caso perfecto para conseguir una triatleta brillante. “Nunca pensé que podría ser lo suficientemente buena para ser profesional del atletismo, pero tampoco se me pasó nunca por la cabeza que me dedicaría al triatlón y menos pasarme a ese deporte con 24 años", reconoce Katie Zaferes     

 

 

Katie Zaferes se enroló en el plan de triatlón de su federación y durante un año estuvo bajo la dirección técnica del entrenador Stephen Wright. El técnico se quedó asombrado por la capacidad de trabajo y asimilación de la vigente campeona mundial: "Me sorpredió que  tenía cada entrenamiento que había hecho en los últimos años, escrito en detalle y tenía notas sobre cómo se sentía. Además estaba ansiosa por aprender todo lo que podía y quería aprender lo básico y construir a partir de ahí. Katie fue una de las atletas más fáciles que he entrenado. No discute nada, es muy disciplinada y da igual lo duro que sea el entrenamiento".    

 

 

 

Tras un proceso de aprendizaje en la natación y el ciclismo, en 2013 participó en su primera carrera ITU en Clermont, Florida. "Fue muy diferente a todas las carreras por grupos de edad que había hecho, y aunque habíamos practicado para ello, fue bastante raro para mi y me intimidó", recuerda Katie Zaferes.    Ahora, seis años después, tiene una idea un poco más de lo que está haciendo, pero se apresura a decir que todavía está aprendiendo: "No me sentí triatleta hasta el año pasado", reconoce la campeona mundial.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress