Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Viernes, 26 julio 2019
El biomecánico Raúl Arellano explica las claves del primer nadador que baja de 47 segundos sin mono de poliuretano

Caeleb Dressel provoca un maremoto en los 100 libres

El estadounidense de 22 años Caeleb Dressel firmó un registro de 46,96s de 100 metros libres y se quedó a solo cinco centésimas del récord del brasileño Cielo en 2009, con un mono de poliuretano. Pero ¿cómo ha conseguido el talentoso nadador estadounidense esta hazaña? En un reportaje reciente en El País, el biomecánico de la Universidad de Granada Raúl Arellano anticipaba esta evolución y explicaba la magnitud del maremoto deportivo que llega con este nadador.

 

[Img #35144]

 

 

 

“Hace un año, el récord de Caeleb Dressel en la prueba de 50 yardas de los campeonatos universitarios estadounidenses en Minneapolis marcó un hito en la historia de la natació[Img #35146]n: fue la carrera más rápida de la historia”, asegura el experto en biomecánica. A partir de ahí era previsible que amenazase con conseguir el récord de 100 metros libres.  Proyectado a las piscinas de dimensiones olímpicas (50 metros), el rendimiento del velocista de la Universidad de Florida, de 22 años, anunciaba el retorno de la natación a los límites que con tanta facilidad se traspasaron hace una década. La coincidencia de los bañadores impermeables con la generación de Michael Phelps entre 2007 y 2009 empujó a la natación a fronteras que se antojaban inalcanzables sin la ayuda tecnológica de los monos de goma que cubrían la totalidad del cuerpo de los deportistas hasta que fueron prohibidos en 2010. No ha hecho falta esperar tanto para asistir de nuevo a exhibiciones de velocidad de récord en varias disciplinas y categorías simultáneamente.      

 

 

La salida prodigiosa 

 

 

Arellano analiza la hazaña de Dressel en los campeonatos universitarios de 2018 tramo por tramo para señalar un avance físico y técnico exponencial. En la salida toma como referencia a Alex Popov en los Juegos de 1992 y a Florent Manadou el día que batió el récord de 50 libre en piscina corta, en 2014. Popov hizo 3,33 segundos en los primeros 10 metros y Manadou hizo 3 segundos en 10 metros y 5 segundos en 15. En Minneapolis, Dressel hizo 2,90 segundos en 10 metros y 4,84s en 15 metros. Manadou hizo 9,7 segundos en los primeros 25 metros mientras que Dressel nadó las 25 yardas a una velocidad que le habría permitido cubrir los 25 metros en 9,31 segundos. Traducidas las yardas a metros, Dressel habría cubierto el segundo largo de 25 casi un segundo más rápido que Manadou; 10,06s frente a 10,56s. Un margen sideral considerando la igualdad reinante en las pruebas de velocidad pura. 

 

 

[Img #35143]

 

 

El biomecánico atribuye la mayor explosividad en la salida al rediseño de los poyetes con un punto de apoyo más eficaz para empujarse con los pies, la mayor distancia subacuática recorrida, y un entrenamiento específico de la potencia de piernas propio de las pruebas de saltos, o de velocidad, del atletismo. La salida vertiginosa de Dressel, que mide 1,91 y pesa más de 90 kilos pero posee un cuerpo alargado que se clava en el agua como una flecha, le lleva a hilar una transición limpia del nado subacuático a la brazada de crol. 

 

[Img #35147]

 

Ryan Murphy, recordman de 100 espalda y excompañero de Dressel en el colegio Bolles de Jacksonville, analiza el fenómeno: “Él es recto de la cabeza a los pies. No tiene culo ni curvas que ofrezcan resistencia al agua. Naturalmente se alinea con la corriente para fluir. Su salida es una locura. Su brazada también fluye. La recuperación de su brazo le lleva a poner la mano inmediatamente donde va a coger el agua con un gesto rápido del tronco y el codo. No necesita estirar el brazo”. 

 

[Img #35145]

 

Con las nuevas herramientas al servicio de su talento para escurrirse en el agua, Dressel amenaza con batir los récords mundiales de 100 metros libre y mariposa, y 50 metros libre. Todos datan de 2009, el año mágico de los bañadores Jacked, famosos porque impermeabilizaban el cuerpo elevándolo sobre la superficie y facilitando el desplazamiento. Dressel, como Peaty, solo emplea una bermuda reglamentaria de tejido permeable.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress