Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Domingo, 7 julio 2019
Lukasz Wojt lideró el Ironman de Austria durante 6 horas, se lesionó en el km 17 del maratón y cuando iba a tirar la toalla el apoyo de una triatleta de grupo de edad le hizo recuperar las ganas de correr y acabar en una brillante cuarta posición

"No te rindas"

Lukasz Wojt estaba completando un gran Ironman de Austria. El triatleta alemán lideraba la prueba tras seis horas gracias a un magnífico segmento de ciclismo, pero en el kilómetro 17 del maratón algó falló. El teutón sintió un fuerte pinchazo en el adductor de su pierna derecha, se paró y apretó los dientes. Había llegado la siempre inoportuna lesión y vio como su primera victoria en una prueba ironman se alejaba.  

 

 

 

El triatleta alemán decidió sufrir y seguir a un ritmo de algo más de 5 minutos el kilómetro. En el kilómetro 21 le superó el danés Daniel Baekkegard y todo se hizo cuesta arriba. El dolor no remitía y aunque no se paraba, su ritmo era cada vez más lento. Su capacidad de sufrimiento parecía llegar al límite en el kilómetro 36, pero un acontecimiento inesperado le insufló la fuerza que parecía haberse evaporado.  

 

 

[Img #34852]

 

 

"No te rindas", reconoce que le dijo una triatleta de grupo de edad cuando le superó a falta de 5 kilómetros. Lukasz Wojt andaba ya con al mirada algo perdida y las piernas de trapo pero la triatleta que se acercó a su cara a animarle fue como un soplo de aire que le empujó cambiar de idea. El triatleta alemán se motivó y se puso a rueda de esa triatleta que se había acercado a él para animarse a no rendirse.   

 

 

 

 

A partir de ahí parecía que ya no dolía nada, fue capaz de mantener un buen ritmo hasta[Img #34851] el final y certificó una actuación brillante pese a su lesión. Acabó cuarto, cuando todo apuntaba a que se retiraba o iba a acabar andando en una posición muy lejana, a solo minuto y medio del podio y se demostró a si mismo que tenía una fuerza de voluntad superior a la que pensaba. Sin embargo reconoce que "ese momento en el que se me acercó esa triatleta y me animó fue decisivo. Estaba hundido y me ayudó a creer en mí de nuevo".

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress