Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Viernes, 19 abril 2019
Javie Guerra, el mejor maratoniano español del momento, revela cómo superó un grave problema de depresión y ansiedad

"Se me aceleraba el pulso, tenía problemas estomacales, mi autoestima desapareció..."

"A los deportistas nos cuesta reconocerlo, pero, por encima de todo, nos cuesta reconocérnoslo. Asumir nosotros mismos que estamos mal. La ansiedad me podía. Me abrumaba el miedo a fallar a mi gente. Se me aceleraba el pulso, tenía problemas estomacales, mi autoestima desapareció... Sólo cuando pedí ayuda logré superarlo y volver a ser yo, dentro y fuera de la competición. Ojalá mi caso y el de los demás deportistas que están hablando sirvan para visibilizar algo que sucede mucho más de lo que pensamos. Hay que entender que no es distinta una lesión de rodilla que una mental, que hay que trabajar igual las piernas que la cabeza. Pero aún queda mucho por hacer". Este es el estremecedor relato del episodio de sufrimiento por ansiedad y depresión que sufrió Javi Guerra, el mejor maratoniano español del momento. Su caso supone un ejemplo en el que mirarse para superar los problemas que atrapan a los deportistas profesionales en una semana en la que un deportista como Tiger Woods resucitó tras una etapa en el pozo de la depresión. Javi Guerra sabe lo que eso significa y ofrece su testimonio para ayudar a los que lo están viviendo o temen que llegue a sus vidas algún día.   
 
 
 
[Img #33388]
 
 
 
 
 
 
El atleta segoviano vivió las consecuencias negativas que provoca la dureza del deporte de elite. Actualmente se encuentra en un momento dulce y el próximo sábado intentará ganar el Maratón de Madrid pero hace unos años vivió una pesadilla: "Cuando me fui a la Residencia Blume, sin darme cuenta, me creé esa presión y me vino esa ansiedad. Me dedicaba en cuerpo y alma al atletismo, entrenaba muchísimo, hacía grandes entrenamientos pero luego llegaba la competición y no rendía. Supe actuar a tiempo, empecé a trabajar con Pedro Luis [Gómez, preparador psicológico] y me abrió los ojos. Venirme a Segovia y trabajar el aspecto mental fue el punto de inflexión y mis éxitos han venido a partir de ahí".   
 
 
 
[Img #33390]
 
 
 
 
 
El punto clave en su recuperación fue entender la causa de su ansiedad: "Lo entendí perfectamente. Era autoexigencia, presionarme a mí mismo y no disfrutar del atletismo. Vi que hay más cosas que el atletismo, la vida personal, tener una estabilidad emocional... Que ser feliz y estar bien con uno mismo es a veces más importante que tener las mejores instalaciones. Trabajé ciertas debilidades, miedos y facetas que me fallaban en la gran competición.
 
 
 
[Img #33392]

 

 

Transitar por el lado oscuro

 

Transitar por el lado oscuro durante un tiempo enseñó a este maratoniano a comprender su debilidad y su fortaleza: "El miedo siempre está presente, pero hay que tomarlo como un aliado. A mí me aterrorizaba, me bloqueaba. El miedo a participantes, a rivales, a enfrentarme a una gran competición. En vez de tomármelo como algo positivo, era todo ansiedad. Cada uno en su profesión tiene [Img #33391]miedos. Cuando te vas a enfrentar a una gran competición, ese miedo está presente. Es no saber cómo te vas a encontrar ese día, cómo vas a responder a ciertos comportamientos de la prueba. Tomar las decisiones correctas en carrera. Aunque hayas competido muchas más veces en campeonatos y por mucho que hayas entrenado... Que no te pase nada, que las zapatillas no te hagan rozaduras y los avituallamientos te sienten bien. Son miedos buenos porque te importa la competición y significa que el objetivo es grande".   

 

 

[Img #33389]

 

[Img #33399]

Javi Guerra reconoce que saber dialogar de forma interna y llegar a un acuerdo con uno mismo soluciona muchas dudas:    "Muchas veces antes de entrenar hablo conmigo mismo y me digo 'Qué cansado estoy y ahora tengo que hacer 20 kilómetros. ¡Qué pereza me da!' Luego te pones las zapatillas y ves las sensaciones. 'Bueno, hoy me encuentro bien; no voy a forzar mucho... o joder qué rápido voy'. Cuando estás muy cerca de una competición, empiezas a visualizarte en ella, te imaginas en diferentes puntos de la maratón, yendo en cabeza de carrera. Intentas motivarte, pensar en cosas positivas. También tienes momentos de duda, molestias. Son conflictos internos pero ese diálogo tiene que ser positivo. Hay mucho trabajo de visualización, atención plena en tres o cuatro puntos de la competición".

 

[Img #33394]

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress