Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ddt2
Lunes, 4 marzo 2019
Andrew Starykowicz rozaba su primera victoria de prestigio tras estar cerca de morir en 2016 y acabó destrozado moralmente tras ser superado en el Ironman de Nueva Zelanda pese a comenzar el maratón con 17 minutos de ventaja

"Maldita sea, esto apesta"

El 10 de agosto de 2016 Andrew Starykowicz volvió a nacer. El mejor triatleta del mundo en el segmento de ciclismo fue atropellado por un camión y quedó tendido inconsciente en el asfalto. El accidente dejó destrozada su pierna izquierda, tocadas varias vértebras y múltiples contusiones. Su recuperación fue milagrosa y ocho meses después volvía a volar en el segmento de bicicleta del Ironman de Texas. 
 
 
 
[Img #32600]
 
 
La evolución de su lesión fue espectacular y el tallo americano volvió a ser el de antaño. Sin embargo, Andrew Starykowicz necesitaba una victoria de prestigio para crecer y volver a creer de verdad en sus posibilidades. El Ironman de Nueva Zelanda del pasado domingo se presentaba como una oportunidad inmejorable, sobre todo tras llegar a la T2 con una ventaja de más de 17 minutos sobre el segundo clasificado.
 
 
 
[Img #32598]
 
 
Sin embargo, tras batir el récord del sector de ciclismo con 4:12.08 y un maratón aceptable en 3:00.18, se encontró con un ciclón neozelandés de tan sólo 28 años llamado Mike Phillips que batió el récord del maratón de la prueba con 2:40.05 y enjuagó los 18 minutos de desventaja con la que había dejado la bicicleta.  
 
 
 
[Img #32599]
 
 
 
Este revés dejó muy tocado a Andrew Starykowicz que ya acariciaba la victoria más prestigiosa de su carrera. Lo tenía en la mano, ya festejaba su completo renacimiento como triatleta de elite tras su grave accidente y mostró su decepción con un tuit muy duro hacia sí mismo y hacia una situación que le llevó a derrumbarse anímicamente: "Decir que eres el número 1 en solitario... Creo que es demasiado. Me golpearon en un momento menguante de la carrera a pie, un deja vu. Hay una dosis de consuelo por conseguir el spot para Kona. Pero, maldita sea, esto apesta".   La crítica del triatleta estadounidense se refiere a una situación que ha golpeado su moral pero cuando alguien se encuentra con un corredor del nivel de Mike Phillips es muy difícil porder hacerle frente.
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress