Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DDT
Lunes, 7 enero 2019
El gallego critica el excesivo ‘postureo’ que se ha apoderado del triatlón

Iván Raña le da un ‘zasca’ a esta moda del triatlón

Iván Raña es el triatleta que dio a conocer nuestro deporte en España al lograr el mundial en distancia olímpica en 2002. Desde que el gallego logró esa gesta en Cancún hasta hoy el triatlón ha cambiado mucho como el propio Raña reconoce. Para el gallego hay mucha gente que ha llegado al triatlón sólo por moda pero no sienten de verdad el deporte.

 

[Img #31718]

 

 

“El triatlón, si te digo la verdad, me cansa un poco. Ahora hay una cantidad de gente que hace triatlón y hay muchos no se lo toman como nosotros, que queríamos entrenar todo el día con pasión. Ahora hay más postureo, y me cansa el postureo del triatlón. Lo ves en las redes sociales, la gorra para atrás, todo adorno... ", comenta el gallego el una entrevista en La Voz de Galicia.

 

[Img #31722]

 

El triatleta gallego apunta a la falta de pasión de algunas personas que se han acercado al triatlón en los últimos años: "Y esa gente al final está lloviendo y no sale a entrenar. Ese triatlón a mí no me gusta, sino el auténtico. Estar en Hawai en el kilómetro 30 de la maratón es brutal. En el briefing uno te mira en plan gallo, otro al final se pone a andar de rodillas porque va apajarado... Esa es la esencia de verdad”.

 

[Img #31742]

 

Iván Raña recuerda con nostalgia cuando ganó el mundial en 2002 y comenzó a tener sus primeros ingresos eco[Img #31724]nómicos importantes gracias al triatlón. “Cuando gané el Mundial era el primer momento en que podía ser profesional del triatlón, tenía mi beca, tenía el patrocinio de Central Lechera y de Spiuk, cuatro o cinco marcas que me permitían ser triatleta profesional. No era mucho, pero me pagaba mi coche, mi casa y vivía de lo que ganaba. Yo venía de un pueblo pequeño, iba al colegio con libros a los que le faltaban 20 páginas porque eran de décima mano, llevaba pantalones heredados de mi hermano mayor, las zapatillas... De repente te dan a ti la bicicleta, compras tu coche, pagas tu comida... Yo me sentía muy lleno. Me creía que era millonario y no lo era para nada. Por eso fueron unos años muy bonitos, quizá de los que más”, comenta el gallego.

 

Fuente: La Voz de Galicia

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress