Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 28 diciembre 2018
La cuatro veces ganadora del Ironman de Hawaii Chrissie Wellington ofrece su fórmula para combinar el entrenamiento con tecnología y por sensaciones

"Gané mi primer ironman con una bici normal, sin casco aero, ni pulsómetro o medidor de potencia"

Chrissie Wellington es un mito del triatlón de larga distancia con cuatro triunfos en el Ironman de Hawaii y una triatleta atípica, ya que dejó su puesto como funcionaria a los 30 años y se convirtió en deportista profesional. Su acercamiento al triatlón fue simple y, como ella misma dice, hasta rudimentario. "Gané mi primer ironman con una bici normal, sin casco aero, ni pulsómetro o medidor de potencia", afirma la británica. 

 

 

[Img #31623]

 

 

Entrenar por sensaciones

 

 

Su consejo para los grupos de edad es que los triatletas no deben fiarlo todo "a los datos. En mi época de triatleta profesional utilizaba el gps para correr y nadar pero mi lema siempre era ser "simple". Creo en que [Img #31626]hay que entrenar muchas veces tecnológicamente desnudos. Otros no están de acuerdo y adoran las deidades de los datos y son esclavos de cualquier artilugio. Yo prefiero utilizar mi propio ritmo".

 

 

 

Wellington no cree que, por ejemplo, un monitor de frecuencia cardíaca ofrezca siempre datos fiables: "Consideremos primero la frecuencia cardíaca (FC) y sus limitaciones. En una montaña rusa de ritmos, tu FC subirá cerca de su máximo. ¿Estás trabajando a toda máquina? No, es sólo que tu sistema nervioso simpático está altamente estimulado. Y lo mismo pasa con una carrera. La FC se ve afectada por factores además de la intensidad del ejercicio, como la dieta, el estrés, la ropa, la hidratación, la temperatura externa, la dirección del viento ... Los monitores no pueden percibir e interiorizar estos factores". 

 

 

La triatleta británica detalla aún más su crítica a los monitores de frecuencia cardíaca: "Además, estos monitores utilizan fórmulas para calcular las 'zonas', pero son muy genéricos y carecen de especificidad individual. Y no tiene sentido usar la FC en sesiones con aumentos / disminuciones bruscas en la intensidad (intervalos cortos) debido al considerable retraso cardíaco, lo que significa que es posible que los números no reflejen lo que realmente está haciendo tu corazón". 

 

 

[Img #31624]

 

 

 

Fiarlo todo a los datos es un error

 

 

Chrissie Wellington cree que fiarlo todo a los datos lleva a errores: "Puede fomentar el conservadurismo o el esfuerzo excesivo. Esto se debe a que eres un esclavo del número, en lugar de intentar leer intuitivamente tu cuerpo y responder a sus señales y condiciones externas e internas".   Confiar en la mente  Cree en las sensaciones es fundamental para la leyenda de Hawaii: "Sé perfectamente lo que siento cuando corro porque esas sensaciones están grabadas en cada fibra de mi ser. No necesito un monitor para indicar que estoy en ritmo de carrera o si estoy cansado. Solo lo sé, porque he invertido tiempo entrenando la mejor y más barata computadora de todas: la mente. Entrenar y competir consiste en sobrellevar los altibajos: tú contra los elementos, tu capacidad para responder a las voces en tu cabeza y reaccionar ante lo desconocido. Ningún gadget puede hacer esto. Ninguna prueba de laboratorio o monitores deslumbrantes pueden decirte que continúe presionando cuando quieres parar. Sí, se requiere práctica y esfuerzo, [Img #31625]pero también es increíblemente liberador confiar en este 'esfuerzo percibido', confiar en esa conexión intuitiva 'cerebro-cuerpo' y en la capacidad de autorregularse en lugar de adorar ciegamente en un artilugio  y sus números". 

 

De todas formas no todo son críticas a la tecnología: "Las ventajas de los monitores de frecuencia cardíaca son que pueden ayudar a guiar la intensidad. Cuando eres novato, puede ser difícil diferenciar entre el ritmo fácil, el de competición y el umbral máximo, por lo que la tecnología te puede ayudar a explorar y ejercer el control sobre el esfuerzo. Dichos monitores también pueden proporcionar un refuerzo positivo, ya que sabe que ha marcado la casilla de "intensidad". También puede establecer objetivos para la rapidez con que se recupera tu frecuencia cardíaca y ver si puedes alcanzar los mismos tiempos  o más rápidos con una frecuencia más baja".  

 

 

[Img #31627]

 

 

La triatleta británica no es contraria al uso de la tecnología sino más bien apunta a una buena combinación de los datos y las percepciones personales. Por eso recomienda un entrenamiento 'desnudo' a la semana:  "Mi sugerencia pasa por realizar al menos una sesión de sensaciones por semana, olvidándote de la computadora o el reloj. Y cuando los uses, registra cómo te sientes en relación con los diferentes números. Intenta adivinar qué ritmo estás haciendo sin mirar la computadora y desarrolla tu percepción intuitiva del esfuerzo. De esa manera, entrenarás el gadget más valioso y gratuito de todos: tu mente".

 

Fuente: DDT y 220 triathlon

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress