Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 23 noviembre 2018
Davis Castro, subcampeón mundial sub 23 en 2016 y uno de los grandes talentos españoles, relata cómo ha sufrido estos dos últimos años

"Tuve algunos ataques de ansiedad en plena competición"

David Castro pasó la meta en primera posición en la Copa del Mundo en la localidad ecuatoriana de Salinas el pasado 21 de octubre. Nada más superar la línea de llegada y alzar los brazos el triatleta albaceteño se derrumbó y rompió a llorar como un niño. Su llanto impresionó a los que le rodeaban por su intensidad. Era la respuesta a dos años plagados de ansiedad, de sufrimiento y de dudas sobre el amor que profesaba al triatlón. David Castro se liberó, volvió a volar y se deshizo de las cadenas mentales que le habían llevado a la desesperación.

 

 

 

[Img #31120]

 

 

 

El triatlón español ha recuperado a una joya que fue capaz de llevarse hace dos años la plata en el Mundial sub 23. Ahora con 25 años ha recuperado la confianza y vislumbra un nuevo horizonte. En el diario 'La[Img #31122] Tribuna de Albacete' ha desnudado su dura transición desde la ambición al abismo y su recuperación: "¡Buff…! Fue como una explosión, como quitarte un peso de encima de la rabia y tensión de esos dos años de aguantar. ¡Qué bien! lograr una victoria en la Copa del Mundo me hizo multiplicar las sensaciones de alegría y emoción que tuve en Salinas en 2016".

 

 

 

[Img #31123]

 

 

 

David Castro explica su sufrimiento durante dos largos y duros años de frustraciones: "Me centré demasiado en mejorar y mejorar. Ni mis entrenadores ni mi entorno, era yo mismo el que me exigía muchísimo y llegó el momento en el que dejé de disfrutar. En 2016, cuando sonaba el himno en el podio de Salinas, me di cuenta de que no era todo lo feliz que [Img #31121]debía ser y pensé que algo estaba pasando. En 2017 llegaron los malos resultados, se multiplicó la inseguridad, tuve algún ataque de ansiedad en una competición y vi que debía cambiar. Empecé con un psicólogo deportivo, cambiaron algunos aspectos que hacía mal, pero empezó 2018 y me pasaba lo mismo hasta que cambié el chip, me olvidé de las competiciones internacionales, me vine un mes a casa, entrené en Vitoria con un grupo de australianos y me encontré a mí mismo. Si estás bien, todo sale, todo fluye".

 

 

 

 

 

 

 

 

Los malos momentos de estos dos últimos año le han permitido conocerse mejor y saber qu[Img #31124]é camino debe tomar en su carrera deportiva: "Me he dado cuenta de que lo que busco en el triatlón es disfrutar, que es lo esencial y se olvida cuando buscas algo secundario. Todo va mejor si buscas pasarlo bien entrenando con amigos, dejando que el cuerpo y, sobre todo la mente, fluyan".

 

 

 

 

El recuperado David Castro no se pone límites y ya piensa en los Juegos Olímpicos de Tokio 2010: "El periodo de clasificación empezó en mayo y queda un año y medio en el que se verán las opciones que tengo. Esta carrera me ha dado mucha motivación para intentarlo y ya veremos".

 

 

 

Fuente: DDT y La Tribuna de Albacete

 

 

[Img #31133]

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress