Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 8 noviembre 2018
Un experto en medicina del deporte señala que la fractura por estrés en el sacro que le privó de acudir al Ironman de Hawaii está causada por una mala alimentación

Frodeno pagó su mala nutrición

Jan Frodeno no pudo participar en el pasado Ironman de Hawaii debido a una fractura por estrés en el sacro. Todo apuntaba a que un exceso de entrenamiento había provocado esta lesión, pero esta teoría puede estar equivocada, según ha relatado el Doctor Paddy McCluskey, director médico del Canadian Sport Institute, en un reportaje en Triathlon Magazine Canadá.

 

 

[Img #30946]

 

 

[Img #30950]

Según este experto en medicina del deporte, el principal causante de este tipo de lesiones "poco comunes" es la mala nutrición. "El sacro tiene una resistencia increíble al estrés, las facturas son muy poco comunes", afirma el doctor McCluskey. El médico apunta a la "nutrición como la principal causante de este tipo de lesiones. Es un factor clave. Tras mucha investigación en este terreno tengo claro que es el factor más importante".

 

 

 

 

Vínculo entre la nutrición y las fracturas de estrés del sacro

 

 

“Una fractura por estrés en el sacro es más que una lesión por uso excesivo. Se está produciendo una deficiencia de energía. La deficiencia de energía ocurre cuando la energía que está gastando es mayor que la energía que está consumiendo, en forma de calorías. Cuando se entrena de dos a cinco horas por día, es razonable suponer que hay que ingerir de 3,000 a 5,000 calorías por día como mínimo. El entrenamiento a nivel de élite, especialmente en la distancia de Ironman requiere mucha planificación y preparación. No solo en el entrenamiento físico, sino en la recuperación y nutrición", afirma el doctor Paddy McCluskey.

 

[Img #30947]

 

 

El déficit de energía no produce lesiones de estrés si se entrena duro durante un periodo corto de tiempo, pero si ese tiempo se alarga es cuando surgen los problemas: “Unos pocos días, unas pocas semanas, incluso meses puede no tener consecuencias. Sin embargo, cuando esto ocurre durante un período de tiempo mucho más prolongado como pasa [Img #30949]con un triatleta profesional de distancia ironman, aumentan los riesgos de fracturas por estrés y fracturas por estrés en el sacro ", dice el Dr. McCluskey.

 

 

"Una vez que un atleta entra en un estado de deficiencia de energía o inanición, el cuerpo prioriza las funciones metabólicas básicas para mantener la vida. Lo primero en esa lista es el cerebro y el corazón. Más abajo está el metabolismo óseo (recambio celular) con la salud de la piel y el cabello. Por lo tanto, cuando los recursos energéticos son limitados, la salud de los huesos, la piel y el cabello puede comenzar a deteriorarse" afirma el doctor Paddy McCluskey.

 

 

El entrenamiento requiere un equilibrio entre el entrenamiento  y  la recuperación.  Cuando entrenas, las células de tus huesos están estresadas y dañadas: "Con una recuperación y nutrición adecuadas las células óseas se recuperarán, dándole células frescas y fuertes para manejar el estrés".

 

 

Sin embargo, cuando hay una deficiencia de energía o calorías, el cuerpo comienza a desactivar estas funciones metabólicas basales de menor prioridad, como el metabolismo óseo. "Cuando esto ocurre, empiezas a ver este tipo de fracturas por estrés en la región sacra ", reconoce el doctor McCluskey.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress