Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 24 octubre 2018
David Castro ganó en la Copa del Mundo de Salinas (Ecuador) y acabó rompiendo en lágrimas y llanto tras dos años duros

Un triatlón de emociones

El deporte profesional obliga a tener una capacidad de sacrificio y una disciplina inmensa. Miles de horas de entrenamiento, lesiones, mala suerte y dolor se unen para golpear con brusquedad en muchos casos. [Img #30743]Sin embargo, cuando todo ese trabajo duro se convierte en una victoria el cerebro se libera y las emociones se desatan. Eso es lo que le pasó el fin de semana pasado a David Castro. El triatleta albaceteño ganó la Copa del Mundo de Salinas (Ecuador) y tras pasar la meta rompió a llorar de manera desatada. Su alegría era inmensa y no pudo reprimir sus emociones. El deportista reconoció después que este era el premio tras dos años de sufrimiento y esa reacción era la muestra de lo duro que es el deporte de elte.

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress