Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 22 octubre 2018
El legandario marchador Josep Marín firmó hace unos días a los 68 años su segundo finisher en el Ironman de Hawaii

"Hay gente mucho mejor que yo que se para en el Ironman porque cree que ya no puede más"

Josep Marín es un mito de nuestro deporte. Fue campeón europeo de marcha, ostentó el récord mundial de 50 kilómetros de su especialidad y llegó a  ser cuarto en los Juegos Olímpicos de Seúl. Se retiró a los 43 años, dejó el deporte y la muerte de su mujer hace 5 años por un cáncer le devolvió a su pasión pero esta vez se decantó por el triatlón debido a la insistencia de su hijo, que ya participaba en pruebas de distancia ironman. Su vinculación al triatlón le ha llevado a participar dos años en el Ironman de Hawaii. A los 68 años ha recuperado las sensaciones que le transmitió el deporte durante tres décadas como marchador pero se considera un novato con mucho que aprender, como reconoce en un fantástico reportaje que publica nuestro amigo y compañero Alfredo Varona en el diario Sport.

 

 

[Img #30716]

 

 

Su hijo le convenció

 

 

 

En 2018 su participación en Kona acabó con una marca de 12:09.56, siendo 9º de su grupo de edad (65-69), con parciales de 1:43.11 en natación; 5:58.35 en ciclismo y un maratón de 4:15.57. El ex marchador [Img #30719]acabó en la 1.760ª plaza de la general.

 

 

 

El ex marchador ha llegado muy entero a los 68 años pese a su larga carrera en la elite de la marcha: “No estoy mal físicamente, porque cuando sentía molestias cuando era atleta profesional rápidamente descansaba. Siempre supe hacerlo. No quería saber nada de antiinflamatorios o de infiltraciones. Pero sobre todo tuve la suerte de que la marcha no es traumática. No es violenta. No hay un impacto importante contra el suelo”.

 

 

 

[Img #30718]

 

 

 

Josep Marín recuerda cómo nació su pasión por el triatlón: “En realidad, fue mi hijo quién me metió en esto. El hecho de ir juntos a los entrenamientos, para mí, ya es muy importante. Luego, yo voy a una velocidad y él va a otra. Pero eso es lo de menos, porque aquí lo que importa son las relaciones sociales que me ha dado este deporte. Yo necesitaba algo así, algo con lo que ocupar el tiempo hace cuatro años cuando me quedé sin perspectiva tras la muerte de mi esposa. No sabía lo qué hacer. No sabía adonde ir. Mi plan de vida se había roto”.

 

 

[Img #30720]

 

 

 

 

"Lo haces porque puedes hacerlo"

 

 

 

Su filosofía deportiva es sencilla: “Todo lo que haces es porque puedes hacerlo. De lo contrario, no lo harías.[Img #30721] Pero si te das la oportunidad de comprobar si puedes hacerlo y lo haces… Sin ir más lejos, mire mi caso ahora. Hay gente que viene y me dice, ‘es que tú eres una leyenda’, y rápidamente la cortó y la recuerdo: ‘aquel era aquel y este es este, no tiene nada que ver. El hecho de que en enero vaya a cumplir 69 años no lo quiere decir todo. Soy el más novato del grupo. Cualquiera sabe más que yo de esto; cualquiera puede venir y darme lecciones. Aún tengo mucho que mejorar en natación. Aún tengo mucho que aprender en una prueba como el Ironman en la que se cierra el control a las 17 horas y para cumplirlo no puedes pararte mucho”.

 

 

 

 

[Img #30717]

Esta leyenda viva del atletismo rompe mitos sobre la dureza del ironman: "El Ironman no cierra tantas puertas como nos parece. Pero la gente tiene la costumbre de medir la dureza de las pruebas por el kilometraje y no por el esfuerzo. Y, si uno lo piensa fríamente, de la natación no sale uno cansado. La bicicleta sí se hace un poco agotadora pero no es traumática. Y en el maratón ya solo se trata de aguantar, de vencer a la agonía o de recordar que estás aquí porque te apetece. Nadie te  lo impone. La gente nos dice a mi hijo y a mí, ‘es que vosotros tenéis una genética’, y me molesta mucho porque no es verdad. La genética, en todo caso, está en la cabeza. Hay gente mucho mejor que yo que se para en el Ironman porque cree que ya no puede mas. Sin embargo, yo sigo creyendo, sigo peleando y lo sigo intentando. A la larga, eso siempre tiene valor. Y, al final, cuando termino, hago balance y veo que no me he parado nunca”.

 

 

[Img #30724]

 

 

Fuente: Sport

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress