Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 5 octubre 2018
Patrick Lemeiux, marido de la campeona olímpica de triatlón Gwen Jorgensen, revela la razón de su cambio al atletismo donde debuta como profesional en el Maratón de Chicago este fin de semana

"Gwen nunca estuvo enamorada del triatlón"

Gwen Jorgensen está considerada la mejor triatleta de Series Mundiales de la última década. Fue campeona mundial y olímpica y marcó un hito al ganar 14 pruebas consecutivamente en las Series Mundiales. Sin embargo, su pasión por el triatlón era mínima y sólo los resultados activaban su motivación por un deporte que nunca le había atraído. Tras ganar el oro en los Juegos de Río buscó esa motivación que le faltaba en el triatlón y se pasó al atletismo. Busca ser olímpica en maratón y este fin de semana compite en el Maratón de Chicago y su marido Patrick Lemieux justifica ese cambio radical de deporte y de objetivo: "No es ningín secreto que el triatlón busco a Gwen. Ella no lo buscó y nuca estuvo enamorada del triatlón".

 

 

[Img #30476]

 

 

 

Gwen Jorgensen reconoce que buscar una medalla en Río fue su gran motivación para hacer un entrenamiento que no terminaba de engancharle: "Disfruté de los cuatro años de arduo trabajo para conseguir [Img #30478]el oro, pero tras hacerlo, ya no estaba motivada para repetirlo".

 

 

 

El marido de la que fuera gran triatleta admite que desde 2013 a Gwen le rondaba la idea de abandonar el triatlón. De hecho preguntaba de manera constante a entrenadores de atletismo si la veían con posibilidades de triunfar en el maratón.

 

 

 

"Cuando Gwen corre es quizás la única vez que parece relajada de verdad. Tiene una zancada larga y fluida que equilibra con su tronco y hombros rectos", asegura su entrenador. 

 

 

[Img #30477]

 

 

Jerry Schumacher ha acogido a Jorgensen en su grupo de entrenamiento, en el que se encuentran las mejores maratonianas de Estados Unidos como Amy Cragg y Shalane Flanagan, pero le costó aceptar que se integrara en su programa de entrenamiento: "En el 99% de los casos no aceptaría a una deportista que viene de otra disciplina pero Gwen es diferente. Es muy profesional, busca la perfección. Quiere hacer todo bien y quiere que se lo pongan difícil y que le aprieten sus compañeras".

 

 

Este domingo veremos cómo compite en su primer maratón como atleta profesional.

 

 

Fuente: Outsideonline.com

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress