Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 12 septiembre 2018
Intensificó los entrenamientos para llegar a tope al Mundial Ironman 70.3 y eso pudo provocar un desgaste superior al habitual

La 'obsesión' por ganar a Gómez Noya y Alistair Brownlee pasa una durísima factura a Frodeno

Jan Frodeno dio una exhibición de potencia en el pasado Mundial Ironman 70.3. Su estado de forma era excepcional, realizó un medio maratón en un increíble tiempo de 1:06 y dejó la sensación de estar en el mejor momento de su carrera en larga distancia. Sin embargo, detrás de ese recital había dos meses de trabajo basado en la intensidad, en cientos de series a menos de 3 minutos el kilómetro y un duro desgaste muscular y óseo. En su caso ha sido una fractura por estrés en la cadera y todo parece indicar que fue, como adelantó DDT en un artículo reciente , porque el alemán había cambiado sus planes de entrenamiento para ganar a Javier Gómez Noya.

 

 

 

[Img #30188]

 

 

 

Cuando pensamos en fracturas solemos asociar este concepto a un traumatismo fuerte y brusco que rompe el hueso. Sin embargo, una fractura por estrés es una “grieta” en el hueso que se produce por micro-traumatismos repetidos o una excesiva carga en la estructura ósea. Por este motivo, a estas fracturas se les suele llamar fracturas por fatiga o sobrecarga.   Este tipo de fracturas se pueden producir en multitud de[Img #30189] huesos de nuestro cuerpo que están sometidos a cargas repetidas.

 

 

 

Jan Frodeno es un triatleta de 37 años que se ha caracterizado siempre por ser uno de los triatletas con más volumen de entrenamiento. Esa carga repetida unida a su 'obsesión' por ganar a Javier Gómez Noya y Alistair Brownlee en el Mundial Ironman 70.3 que le ha llevado a intensificar los ritmos de carrera han llevado al alemán a una lesión larga y complicada de recuperar.

 

 

 

El tratamiento del alemán a partir de ahora pasa principalmente por el reposo durante unas 6-8 semanas, reduciendo la carga en la zona afectada, para que el hueso sea capaz de cicatrizar por sí sólo y generar un callo óseo. En el caso de que la fractura sea más grave y se produzca un desplazamiento de la misma puede llegar a ser necesario algún tipo de inmovilización o incluso la cirugía.

►w_enlaces◄
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress