Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 10 agosto 2018
El talaverano comenzó la carrera a 1:10 y acabó segundo tras un recital en el 10.000 final

Una plata épica para Fernando Alarza

Fernando Alarza firmó en Glasgow una de esas tarde épicas en las que el triatlón brilla y emerge como un deporte de titanes que se crecen en la adversidad. El talaverano no olvidará ese día en el Europeo de Glasgow en el que todo parecía perdido tras una natación desastrosa y que acabó [Img #29757]con una medalla de plata con sabor a oro. El segmento de carrera de Alarza fue una sucesión de emociones y una exhibición de potencia y fe en sus posibilidades.

 

 

 

El triatleta español salió del agua con un minuto de diferencia con un grupo liderado por Alistair Brownlee y Pierre Le Corre, no fue capaz de recuperar en el sector de ciclismo y afrontó los 10 kilómetros casi deshauciado para las medallas con más de un minuto perdido. 

 

 

 

 

 

 

Su acto de fe desde el primer metro que se calzó las zapatillas auguraba un puesto destacado pero sin gloria. Sin embargo, kilómetro tras kilómetro iba coleccionando víctimas que le miraban como si les pasara un avión. Alarza miraba al horizonte y no cejaba en su empeño. Su momento de subidón anímico llegó a falta de 4 kilómetros cuando dejó tieso a un desconocido Alistair Brownlee. Pasó al británico a un ritmo endiablado y una vez dentro del podio, se lanzó a por la medalla de plaa que parecía adjudicada para el belga Van Riel. Sin embargo, a poco más de 1 kilómetro para la meta, Alarza sacó el último aliento que le quedaba y alargó la zancada para encaminarse a rematar una hazaña que quedará prendida en la historia del triatlón español.

 

 

Por delante el francés Pierre Le Corre controlaba la carrera y apretaba en los últimos 500 metros para evitar un susto. La entrada en meta certificó la gesta de un triatleta que había vivido unos últimos meses muy complicados debido a los problemas físicos pero que en las últimas dos semanas consiguió trabajar por fin a tope y demostrar su clase.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress