Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 31 julio 2018
Geraint Thomas recuerda su debut en el Tour de 2007, con 75 kilos (6 más que en 2018), sufriendo una tortura diaria y acabando a 4 horas de Alberto Contador

"En cada etapa de montaña iba el último, solo, sin más compañía que un motorista de la policía"

Tenía 21 años, pesaba 75 kilos para su 1,83 de altura y nadie pensaba que podía ser un buen ciclista para una prueba como el Tour. Su fisonomía era ideal para el ciclismo de pista pero jamás se le vería destacando en los alpes o los Pirineos. Era 2007 y Geraint Thomas acudió al Tour formando parte de la Academia Británica. Thomas llegaba con la victoria de París-Roubaix juvenil en el bolsillo, era un gran rodador. Pesaba  seis kilos más que ahora y descubrió en las grandes montañas de a ronda francesa lo que era el verdadero dolor, una tortura para su cuerpo robusto de 'pistard'.

 

[Img #29628]

 

 

[Img #29630]"La dosis de dolor diaria era insoportable. En cada etapa de montaña iba el último, solo, sin más compañía que un motorista de la policía. Pero me empeñé en llegar hasta París. Me decía: 'un día más'. Cuando hoy sufro en carrera pienso en ese Tour y me parece que lo de ahora no es nada". Acabó aquella edición acabó penúltimo de la clasificación a casi cuatro horas del vencedor, Alberto Contador.

 

[Img #29629]

 

 

Thomas cosechó numerosos éxitos en la pista. Medallas mundiales y olímpicas pero en su mente nunca desapareció la idea de brillar un día en el Tour. Lo siguió persiguiendo, trabajó duro, fue afinando su figura y [Img #29631]mantuvo ese carácter indómito que le permite aguantar el dolor sin apenas quejarse.

 

 

Su segundo gran recuerdo en el Tour fue en 2013. Se había caído en la primera etapa y peleó día a día con un intenso dolor: "No podía levantarme del sillín. Cada rotonda me desgarraba. Era un suplicio". Los médicos le recomendaban la retirada pero tras hablar con su madre decidió continuar. "Le dije que si me retiraba, ese hueso roto permanecería siempre en mi mente".

 

Como dice Dave Brailsford, patrón del Sky: "Geraint no se rinde nunca". 

 

 

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress