Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 5 julio 2018
En las dos primeras semanas ingirió menos calorías de las que gastaba y ya con su peso ideal las subió en la última semana

¿Puso Chris Froome su salud en riesgo con la dieta que utilizó en el pasado Giro de Italia?

El equipo Sky ha desvelado la estrategia nutritiva que utilizó Chris Froome en el pasado Giro de Italia que iba enfocada a llegar en su peso ideal al Tour de Francia aunque podría haber tenido un efecto negativo en su rendimiento en la prueba italiana.

 

El ciclista británico ganó el Giro y, a su vez, consiguió adelgazar hasta el peso ideal que sitúa en 65 kilos con 1,86 de altur[Img #29278]a, que es el límite que le ha llevado al triunfo en Francia en los últimos años. Froome tenía un doble objetivo muy complicado de conseguir, ya que debía nutrirse de tal manera que su rendimiento fuera óptimo mientras su cuerpo perdía peso. El equipo Sky suele realizar stage intensivos de entrenamiento en los que se buscan altos picos de rendimiento mientras a la vez sus ciclistas adelgazan, por lo que aplicaron esa experiencia a la competición.

 

[Img #29281]

 

 

En la etapa de montaña del Giro  en la última semana que le acercó a la victoria final su plan de alimentación, por ejemplo, incluyó 1.000 calorías antes de arrancar la etapa, con 400 gramos de arroz, una tortilla de tres claras y una yema y cuatro panqueques con mermelada. Durante la etapa tomó 14 geles energéticos, dos botellas de bebida isotónica y cuatro pasteles de arroz. En la etapa consumió 2.348 calorías y su cuerpo se sintió pleno de energía.

 

[Img #29279]

 

 

A tope de vatios  la última semana

 

Al terminar, añadió la misma cantidad de calorías bebiendo una mezcla de recuperación, un batido, arroz y  gominolas Haribo. Más tarde ingirió 1.000 calorías seguido con más arroz y salmón. 

 

 

[Img #29280]Sin embargo, en la etapa 11, con 159 kilómetros, Froome llegó al límite con un consumo mínimo de calorías. Ingirió 2.566 calorías durante el día, incluyendo una tortilla y un vaso pequeño de zumo. La dieta de Froome en esa etapa demuestra la cantidad relativamente baja de comida que estaba comiendo en este momento, ya que ingirió 2.566 calorías pero gastó 3.635, un déficit total. Algo que había hecho regularmente en las primeras dos semanas.

 

 

Su estrategia fue comer menos de lo que gastaba en las dos primeras semanas y subir la cantidad de calorías en la última semana cuando se jugaba la carrera. En esa última semana ya estaba en su peso ideal y podía ingerir más calorías de las que gastaba, por lo que consiguió su máximo de energía con un peso ideal que le permitía exprimir su potencia en forma de vatios.

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress