Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 25 junio 2018
Salió a entrenar en canadá, pasó sin querer la frontera de Estados Unidos y fue detenida como inmigrante ilegal

El running lleva a la cárcel a una adolescente francesa

El running es una moda que a muchos les da rabia, pero tal vez no tanto como para meter a quienes lo practican en la cárcel. Sin embargo, la Patrulla Fronteriza de EEUU no parece de la misma opinión, por lo que metió durante 15 días en prisión a Cedella Roman, estudiante de 19 años francesa que el pasado 21 de mayo decidió salir a correr por la playa.

 

La joven estaba visitando a su madre, que vive en White Rock, una localidad al sur de Vancouver muy cercana a la frontera con Estados Unidos -concretamente con el estado de Washington-. Comenzó a correr hacia el sudeste por la arena, cruzando sin saberlo una frontera municipal y pocos metros después una internacional. Cuando vio que la marea comenzaba a subir, decidió meterse por un camino de tierra. Entonces se giró para sacar una foto del paisaje y subirla a Instagram. Cuando se giró, se topó con una Patrulla Fronteriza y comenzó su pesadilla.

 

[Img #29132]

 

Dos agentes se aproximaron a ella. "Me dijeron que había cruzado la frontera de forma ilegal. Yo dije que lo había hecho sin querer, no entendía lo que estaba pasando, explicó a la cadena CBC. Aseguró que en su camino no había visto ninguna señal que le indicase que estaba cruzando la frontera. "Pensé que me iban a poner una multa o que me darían un aviso". Pero no. Ella había salido a [Img #29131]correr, no llevaba ni pasaporte ni ningún tipo de permiso de viaje. Fue detenida y trasladada a un centro de detención en Tacoma gestionado por el Departamento de Seguridad Nacional, a 200 kilómetros del lugar en el que fue interceptada.

 

"Me metieron en un vehículo con rejas y me llevaron al centro", explicó. "Me pidieron todos mis objetos personales y mi joyería, me registraron todo. Entonces entendí que aquello era serio y me puse a llorar". En cuanto se enteró, su madre se trasladó hasta el lugar con todos los papeles necesarios, el pasaporte y el permiso de estudios. Sin embargo, las autoridades canadienses y americanas tardaron más de dos semanas en darle el visto bueno y dejarle salir del centro, siendo liberada el 6 de junio.

 

Fuente: El Español

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress