Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DDT
Miércoles, 14 marzo 2018
Los profesionales de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria dicen que no genera enfermedades crónicas como la enfermedad cardiovascular y el cáncer colorrectal y que es buena para los deportistas

Los médicos acaban con el bulo de que comer carne de vacuno es malo

Los profesionales de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria aseguran que un consumo moderado de carne de vacuno no incrementa el riesgo cardiovascular si se escogen piezas magras y se retira la grasa antes de su cocinado.

 

 

Esta carne, además, según los médicos, permite una gran variedad de cortes bajos en grasas como la tapa, la cual posee menor cantidad de grasa bruta que la pechuga de pollo (2 gramos y 2,8 gramos de lípidos, respectivamente).

 

 

Y lo más recomendable, en cuanto a las técnicas culinarias a utilizar, es que se eviten aquellas en las que existe contacto directo con el fuego o frituras y se opte por métodos de cocción que no permitan el ennegrecimiento de la carne y la aparición de zonas quemadas.

 

 

[Img #27819]

 

 

Estas son las recomendaciones que hacen los médicos de Semergen en la guía “Importancia de la carne de vacuno en la alimentación de los españoles”, que ha presentado este lunes su presidente, José Luis Llisterri, además de los doctores José Manuel Fernández y María Luisa López, coordinador y miembro del grupo de trabajo de Nutrición de esta sociedad, respectivamente.

 

 

Se trata, según Llisterri, de una guía con la que pretenden trasladar a los médicos, y por consiguiente a sus pacientes, una opinión “veraz y objetiva”, basada en evidencias científicas, sobre la necesidad del consumo de carne de vacuno frente a los “falsos mitos y bulos” que circulan sobre todo en la red. “Hay que desterrar y desmitificar cierta información que está circulando sobre el consumo de carne de vacuno porque esta dentro de nuestra cultura, de la dieta mediterránea y no debe estar excluida en nuestra alimentación”, según López.

 

 

 

Bulos sobre la carne de vacuno

 

 

El consumo de carne ha creado controversia hace unos años debido a su relación con el desarrollo de enfermedades crónicas como la enfermedad cardiovascular y el cáncer colorrectal.

 

 

Según los médicos de la sociedad, a pesar de que hay estudios de la OMS que evidencian científicamente este efecto en la carne procesada, como las salchichas, el jamón o la cecina, “todavía no se han encontrado estudios determinantes sobre la relación entre la incidencia de cáncer y el consumo de carne roja, entre la que se encuentra la carne de vacuno”.

 

 

 

[Img #27821]

 

 

 

Buena para los deportistas

 

 

La carne de vacuno es un alimento “saludable” y rico en proteínas de alto valor biológico, que aporta vitaminas del grupo B y minerales, como hierro, potasio, fósforo y zinc, de especial importancia durante la edad infantil, la adolescencia, en los mayores y en los deportistas.

 

 

Estos nutrientes, según los médicos, contribuyen al adecuado funcionamiento del sistema nervioso y muscular y son beneficiosos para la piel y la visión.

 

 

En las mujeres en edad fértil y en los niños permite cubrir uno de los problemas nutricionales más comunes, la deficiencia en el aporte dietético de hierro, según Fernández.

 

[Img #27820]

 

 

 

Es importante el equilibrio en la ecuación consumo de carne y salud

 

 

Por ello, según Llisterri, “dada la variedad de productos cárnicos del vacuno y sus propiedades nutricionales sería un error generalizar sobre su consumo y efectos en la salud humana” porque de lo que se trata es de una cuestión de equilibrio en la ecuación consumo de carne y salud.

 

 

Según Jose Manuel Ávila, director general de la Fundación Española de Nutrición, los españoles consumimos una media de 143 gramos al día de carne en general, es decir de carne roja (todas las carnes que no son las de caza y las de aves y conejo), carnes blancas (aves y conejos) y negras (las de caza).

 

 

La cantidad se ajusta a lo recomendable, pero deberíamos variar los tipos de carne y dejar más a un lado las procesadas, con más grasa y sal, ya que lo que consumimos actualmente nos aporta más energía de lo aconsejado, según el experto.

 

De lo que se trata es de consumir carnes con menos grasa. Por ejemplo, como dice Ávila, “tomar el cerdo como si fuera un plátano, quitando la grasa periférica”.

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress