Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 6 febrero 2018
Se trata de entrenar la mente a través de la visualización, el ensayo mental y puede mejorar el rendimiento de profesionales y amateurs

VMR, la técnica mental que hizo más grande a Michael Phelps

Entrenar la mente para mejorar el rendimiento. Esta actitud comienza a ser cada día más común en los deportistas, ya sean de elite o amateur. En el caso de los deportistas de resistencia ese entrenamiento mental adquiere una mayor importancia. Se está multiplicando el uso de la VMR, una técnica que se basa en desarrollar y expandir tu inteligencia emocional a través de la visualización y ensayo mental (en inglés, Visualization and Mental Rehearsal, o VMR) y que han [Img #27331]popularizado deportistas como Michael Phelps o Tom Brady.

 

 

 

 

En el libro El Poder de los hábitos, Charles Duhigg habla sobre la rutina que llevó a Michael Phelps a ganar 28 medallas olímpicas y ser el mayor ganador individual en dos mil años de Juegos Olímpicos: “Bowman (entrenador de Phelps) creía que, para un nadador, el secreto de la victoria era crear las rutinas adecuadas. Él sabía que Phelps tenía el físico perfecto para la piscina. Todo aquel que compite en una Olimpiada tiene una musculatura perfecta. Lo que Bowman podía dar a Phelps, sin embargo – lo que lo distinguía de otros competidores -, eran los hábitos que hicieron de él el nadador mentalmente más fuerte en la piscina”.

 

 

 

 

 

Imágenes mentales del evento

 

 

 

 

La técnica de VMR consiste, básicamente, en crear una imagen mental del comportamiento que queremos cambiar o mejorar, y entonces crear una “película” en tu mente, donde te visualizas a ti mismo ejecutando perfectamente cada etapa de ese comportamiento. Cuanto mayor el número de detalles que logres añadir a tu película, más intenso y eficiente será el ejercicio.

 

 

 

 

[Img #27329]

 

 

 

 

 

“Cuando Phelps era adolescente, por ejemplo, al final de cada entrenamiento, Bowman le decía que fuera a casa y viera el video. ‘Míralo antes de dormir y cuando te despiertes’. El vídeo no era real. En realidad, era una visualización [Img #27332]mental de la prueba perfecta de natación. Cada noche antes de dormir y cada mañana después de despertarse, Phelps se imaginaba saltando bloques y, en cámara lenta, nadando impecablemente. Visualizaba sus brazadas, las paredes de la piscina, sus giros y el momento de llegada. Imaginaba la estela en el agua de su cuerpo, el agua goteando de sus labios cuando la boca salía a flote, cuál sería la sensación al quitarse el gorro al final. Se acostaba en su cama con los ojos cerrados y miraba la competencia completa, los mínimos detalles, innumerables veces, hasta que se sabía cada segundo de memoria”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La competencia inconsciente

 

 

 

 

 

La ventaja de esa técnica es que, al crear una situación en tu mente miles y miles de veces, tú, en realidad, estás ensayando y acostumbrándote a todos los detalles, matices e imprevistos de la realidad.

 

 

 

 

[Img #27330]

La VMR funciona como un entrenamiento para alcanzar la cuarta etapa del aprendizaje, llamada competencia inconsciente. Un buen ejemplo de eso es cuando estás conduciendo un coche. No piensas en lo que estás haciendo; simplemente lo haces, pues todas las etapas del proceso de conducir ya están enraizadas en tu subconsciente.

 

 

 

 

Si quieres realmente aumentar tu desarrollo en alguna actividad, empieza a practicar este ejercicio. Si es posible, hazlo todos los días al despertar y antes de dormir. Practica en un ambiente tranquilo, donde nada te moleste. Cierra los ojos y respira hondo hasta alcanzar un estado de relajación. Después, imagina la actividad que quieres desarrollar (como Phelps imaginaba la carrera perfecta).

 

 

 

[Img #27333]

 

 

 

 

 

 

Recordar todos los detalles

 

 

 

Visualiza la escena como si te estuvieras viéndote a ti mismo, en tercera persona. Reconoce todos los detalles que puedas, el color de la pared, la textura de la silla, el sonido de ambiente. Recuerda, cuantos más detalles, más intensa será la experiencia. Es importante que visualices todo el proceso siendo ejecutado con perfección, de principio a fin.

 

 

 

 

 

Hazlo primero en tercera persona y después repite el proceso imaginando la escena en primera persona. Haz esto con seriedad y consistencia y te garantizo que tu desempeño mejorará. El mensaje es sencillo: ¿quieres ser un ganador? Entonces deja de sonreír frente al espejo, olvida el café de la mañana y vete a preparar la mente.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress