Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 1 febrero 2018
Su federación de ciclismo reveló sus temores el día que se hizo pública la primera sanción a un amateur por utilizar un motor ocultó en su bici al que se le han impuesto 5.000 euros de multa y 5 años sin poder competir en pruebas federadas

Francia teme una plaga de tramposos en el ciclismo amateur

Cyril Fontaine es un caradura al[Img #27279] que le encanta ganar haciendo trampas en el ciclismo amateur. Así se llevó al bolsillo 3.000 euros, pero le pillaron con un motor en la bicicleta hace seis meses y fue acusado de estafa. Ayer llegó la sentencia y se le impedirá volver a competir durante cinco años y se le obligará a pagar una multa de 5.000 euros. Además, tendrá que devolver los 3.000 euros del premio que ganó en una competición en la que se aprovechó del dopaje tecnológico.   

 

 

Este caso revela un problema que aterra a la Federación Francesa de Ciclismo, que reconoce sus grandes limitaciones para controlar las numerosas competiciones amateurs que se celebran en el país cada año. No hay recursos para comprar cámaras de infrarojos y otras herramientas que permiten detectar esos motores.  "Mi temor es que se multiplique este tipo de trampa fácilmente en el mundo amateur porque las tecnologías se vuelven accesible, son cada vez más baratas y no tenemos los mismos medios de detección que en el ciclismo profesional. Alerté al ministerio y a la UCI para que nos ayuden en nuestras regiones para la instalaciones de máquinas detección, pero le temo al mundo amateur", dijo Michel Callot, presidente de la Federación Francesa de Ciclismo.  

 

[Img #27277]

 

 

El temor a la multiplicación de tramposos se refuerza con las palabras de Cyril Fontane, el ciclista amateur tramposo, que no sólo no se arrepiente de su acción, sino que se ve como un espejo al que deben mirarse muchos ciclistas amateurs: "Entiendo que los ciclistas  contra los que consideran que es una trampa, pero no vendí drogas, ni maté a un niño ... puse un motor en una bicicleta para estar más cómodo en la carrera porque tenía un problema físico. Voy a servir como un ejemplo para mucha gente y creo que va a ser bueno para el ciclismo porque no soy el único que lo hace".  

 

[Img #27278]

 

El caso de este ciclista es una muestra más de la evolución del dopaje tecnológico. El motor que llevaba en su bicicleta le costó 3.000 euros, pero se pueden conseguir por 1.500 euros y son muy difíciles de detectar sin la herramienta adecuada.

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress