Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 8 enero 2018
Te ofrecemos los cinco consejos que harán que te reconcilies con la báscula tras los kilos de más que traen estas fiestas

Plan de choque contra los excesos navideños

La Navidad es una época de excesos y es normal salir de esas dos semanas de fiesta con dos o tres kilos de más. Encontrarse con la báscula estos días no es momento de felicidad para la mayoría, por eso es importante comenzar con un plan de choque que nos haga reducir esos kilos. Tienes que volver a entrenar y redieñar tu plan de nutrición.

 

 

Todos somos conscientes de los excesos alimentarios cometidos durante estas fiestas. Quien más o quien menos ha ingerido un exceso de alimentos, calorías, grasa y azúcares. La vuelta a nuestra dieta habitual puede ayudarnos a perder peso, pero algunas modificaciones de mayor calado nos pueden reportar beneficios a largo plazo. Y no hablamos de restricciones. 

 

 

[Img #26975]

 

 

Olvida las calorías y busca la calidad del alimento

 

 

Olvida las calorías y céntrate en la calidad de los alimentos. Tu organismo hará el resto. 

 

 

Reducir las calorías, la manera clásica de afrontar la pérdida de peso, solo funciona a corto plazo. El problema es que nuestro organismo se enfrenta a la restricción calórica e intenta revertirla, principalmente a través del aumento del [Img #26976]apetito y la ralentización metabólica. No es una cuestión de fuerza de voluntad, sino de cómo funciona nuestra biología. 

 

 

Más allá de los excesos navideños, el principal problema de nuestra dieta es la presencia generalizada de alimentos hiperprocesados. La comida rápida impera en todos los sentidos del término: comes rápido, pero también digieres rápido, causando un gran impacto en el metabolismo. Los hidratos de carbono procesados programan nuestro organismo para el aumento de peso, aumentando los niveles de insulina que es la llave de paso a las células de grasa. Por el contrario, los alimentos sin refinar son digeridos a lo largo de todo el aparato digestivo, lo que determina un aumento pausado de los niveles de glucosa en sangre. Las calorías no son almacenadas en el tejido adiposo, sino que son utilizadas -u oxidadas- por el resto del cuerpo y el cerebro. 

 

 

Consejos para cambiar tu dieta: 

 

 

1. Sustituye los hidratos de carbono procesados por frutas enteras, verduras, hortalizas, legumbres y cantidades moderadas de alimentos de cereales de grano entero.

 

 

 

2. Incluye un aporte adecuado de proteínas, incluyendo fuentes vegetales.

 

 

 

[Img #26977]3. No renuncies a ciertos alimentos con alto contenido en grasa: frutos secos, aceite de oliva, lácteos enteros y salsas, ya que la grasa es saciante y tiene un efecto mínimo sobre la insulina.

 

 

 

4. Sustituye, en alguna medida, el consumo de alimentos de origen animal por alimentos vegetales. Incluso es una buena opción convertirnos en vegetarianos: haciendo una buena combinación de proteínas vegetales (legumbres, cereales y frutos secos) y haciendo hincapié en los nutrientes que escasean en los alimentos vegetales (vitamina B12, vitamina D, hierro, zinc y grasa omega 3 de origen marino).

 

 

 

5. Planifica las comidas. Esto también te ayudará a comer mejor, a no extralimitarte y a ahorrar dinero y tiempo. Los horarios de las comidas deben ser regulares y no demasiado tardíos, ya que eso también se relaciona con el aumento de peso. Existen herramientas que te pueden ayudar aplanificar tu dieta, como el Plan Saludabit Nutrición.

 

 

 

La importancia del descanso

 

 

Un buen descanso es esencial para tener un buen estado de salud, rendir en tu trabajo y en tu vida. Además, también puede tener una repercusión sobre tu peso corporal.  Un descanso inadecuado puede tener una respuesta metabólica negativa que puede contribuir a aumentar el riesgo de padecer obesidad y patologías asociadas como diabetes tipo 2. Este efecto tendría un componente hormonal relacionado con los ciclos circadianos, incluyendo a las hormonas relacionadas con el mecanismo de la saciedad (grelina y leptina).  La hora de la comida también parece ser importante, ya que puede tener una implicación en el peso corporal. Cuanto más tarde comemos y cenamos, peor.

 

  Duerme más y mejor, tu salud y tu peso te lo agradecerán.

 

Fuente: DDt y Saludabit.es

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress