Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 17 octubre 2017
Se presenta el recorrido con esta etapa los Pirineos con tres puertos fuera de categoría y se incluirá una etapa de adoquín al estilo Paris-Robouix

La etapa reina del Tour tendrá ¡65 kilómetros!

El Tour de Francia de 2018 tendrá como principal atractivo una etapa-reina de 65 kilómetros en los Pirineos centrales, con la ascensión inédita en final de etapa del Col de Portet, anunció este martes en París su director Christian Prudhomme, en la presentación de la prueba del próximo año.

 

Esta 105 edición de la Grande Boucle, que comenzará el 7 de julio en Noirmoutier-en-l'Ile, en el departamento de Vendée, en el oeste de Francia, tendrá [Img #25998]seis etapas de montaña y ocho llanas, una de ellas sobre el pavés de la París-Roubaix, en un recorrido de 3.329 kilómetros que incluirá además una contrarreloj en el País Vasco francés en la penúltima etapa.

 

 

En los Pirineos llegarán esos 65 kilómetros, en el departamento número 65, los Altos-Pirineos. La etapa en línea más corta de este siglo reúne todos los ingredientes de una etapa-reina: la concentración de las dificultades (Peyragudes y después Azet para comenzar) con un formato propicio para dinamitar la carrera, [Img #26000]con la altitud (2.215 metros) de un gran puerto a descubrir como conclusión, el Portet. Esta etapa busca la explosividad y la emoción y poder 'reventar' el habitual control del equipo Sky que protege a Chris Froome. Su corto recorrido hará que el control sea más complicado y pueda haber más sorpresas.

 

Esta 105 edición de la Grande Boucle, que comenzará el 7 de julio en Noirmoutier-en-l'Ile, en el departamento de Vendée, en el oeste de Francia, tendrá seis etapas de montaña y ocho llanas, una de ellas sobre el pavés de la París-Roubaix, en un recorrido de 3.329 kilómetros que incluirá además una contrarreloj en el País Vasco francés en la penúltima etapa.

 

 

 

Una etapa plagada de adoquines

 

Como en 2015, cuando el Tour salió de Utrecht (Holanda), la primera parte, de nueve etapas, será sobre todo llana, en la región oeste de Francia. Con algunos atractivos, como la contrarreloj por equipos del tercer día en Cholet y dos etapas accidentadas en Bretaña, con llegadas en Quimper y Muro-de-Bretaña.

 

La principal dificultad estará situada al final de la primera semana, el 15 de julio, el día de la final de la Copa del Mundo de fútbol. Los organizadores han previsto una buena dosis de carretera adoquinada (21,7 km), un récord desde principios de los años 1980, en sectores temidos incluso por los habituales de la París-Roubaix.

[Img #25999]

Tres jornadas en los Alpes contrarrestarán el peso de la primera semana. El descenso hacia el Valle del Ródano (Valence) y la travesía por el sur del Macizo Central (Mende, Carcasona), que siguen, son ventajosas para los que confíen en protagonizar una escapada, antes de la tercera semana, decisiva, en los Pirineos.

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress