Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 20 julio 2017
El famoso molinillo se ha impuesto en todo el pelotón y Froome es el que menos avanza por pedalada (2,38 metros)

"La cadencia no se acaba; la potencia, sí"

Miguel Indurain subía las montañas del Tour con una demostración de potencia descomunal. Su estilo ha desaparecido, ningún ciclista que busca ganar el Tour o una buena clasificación cree en ese modelo para escalar. La cadencia ha tumbado a la potencia. El famoso molinillo que puso de moda Lance Armstrong ha marcado la nueva época del ciclismo .

 

 

 

Si en los años de Perico Delgado o Indurain apenas había opción de montar un 39×27 como desarrollo máximo, hoy sabemos que muchos profesionales optan por piñones grandes (27, 28, 29, 32…) para grandes jornadas de ciclismo de montaña y que incluso algunos cambian el plato pequeño del 39 habitual al 36. Bien es cierto que a esto ha contribuido y mucho el que los organizadores hayan incluido en los últimos años subidas casi imposibles, con rampas por encima del 20% que, probablemente, hubieran sido imposibles de afrontar incluso para los mejores escaladores del momento sin unos desarrollos más adecuados.

 

[Img #24753]

 

 

 

 

 

La ventaja de ascender sentado

 

 

 

A Charly Gaul, ganador del Tour de 1958, le llamaban el 'Molinillo' porque utilizaba los desarrollos más pequeños del pelotón. Tiraba de un 47x25 en los puertos. Con cada pedalada avanzaba 3,95 metros. Ayer, 59 años después, Chris Froome (Sky) metió un 36x32, una multiplicación que supone un recorrido de 2,38 metros por pedalada. Otro mundo. Alberto Contador (Trek) es otro de los paladines del molinilllo. En este Tour ha solido montar un 36x30 (2,53 metros por pedalada). El rey de la montaña, Warren Barguil (Sunweb), utiliza desarrollos parecidos, 36x28 [Img #24749](2,74 metros). Y así, todo el pelotón

 

 

 

 

Otro cambio junto a la cadencia es el estilo sentado de Froome y tiene una explicación clara. Según Tom Kerrison, del equipo Sky, ofrece una clara ventaja. El trabajo en el túnel de viento ha demostrado que hay menos resistencia cuando un ciclista permanece sobre su sillín en vez de incorporado y haciendo palanca. Esto se aplica incluso a velocidades relativamente bajas de escalada. "Es más eficiente acelerar en una posición aerodinámica. Más velocidad con el mismo esfuerzo". Recientes análisis han determinado que el británico llega a cadencias cercanas a las 100rpm en sus cambios de ritmo que pone de nuevo de manifiesto la importancia de una buena frecuencia de pedaleo.

 

 

 

 

 

Al mantener una cadencia óptima, Froome y el resto de ciclistas reducen notablemente la carga y fatiga muscular.  Hay que recordar que  uno de los motivos principales de la aparición de calambres es una cadencia demasiado baja y una excesiva acumulación de lactacto no reciclable.

 

[Img #24750]

 

Beneficios de la cadencia

 

Además llevar una buena cadencia favorece claramente a la capacidad de reacción, especialmente cuando nos encontramos ya en la zona de umbral anaeróbico. Si llevamos un rato por encima del umbral con una cadencia baja y tirando de fuerza para aguantar el ritmo, es probable que nuestro cuerpo y nuestra musculatura no presenten capacidad de reacción ante cualquier cambio de ritmo [Img #24751]brusco o aumento en la intensidad, por pequeño que sea.

 

Sin embargo, la cosa es bastante distinta si hemos llevado una frecuencia de pedaleo más alta. Nuestras piernas es probable que acumulen algo menos de ácido láctico y puedan responder a esos ataques o cambios de ritmo. Pese a todo ello, debemos ser también conscientes que llevar una cadencia más alta se traduce también en un aumento de la frecuencia cardíaca de modo que en situaciones extremadamente límites tampoco podemos esperar ningún milagro.

 

Si en lugar de mantener esa buena frecuencia de pedaleo reaccionamos siempre con fuerza y con mayor tensión de fibras musculares lo único que conseguiremos es aumentar la cidosis y reducir nuestros depósitos limitados de glucosa. Es por eso que llevar una cadencia alta permite evitar estos aspectos. De aquí la famosa y conocida frase en el mundo ciclista de “la fuerza se acaba y la cadencia no”.  

 

 

 

 

 

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress