Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 19 junio 2017
Este año la Vuelta a España estrena el puerto de Los Machucos, con 9 kilómetros de durísima ascensión y rampas al 28%

Llega el 'otro' Angliru

Encontrar nuevas montañas que supongan un desafío para el pelotón es una de las 'obsesiones' de los organizadores de la Vuelta a España. En la edición de 2017 llega el pico de Los Machucos, al que ya llaman el 'otro' Angliru. Se encuentra en Cantabria y tiene rampas hasta del 28% en sus 9 kilómetros de durísima ascensión.

 

 

 

[Img #24285]

 

 

 

La media de la ascensión es del 9%, pero varios kilómetros superan o rozan el 12%.  Nada más atravesar la población comienza el infierno; el primer kilómetro ronda el 14% y tras un pequeño respiro de apenas cien metros arrancan las rampas con porcentajes que oscilan entre el 20% y el 22%.

 

 

 

 

 

 

 

Sólo es un anticipo. De repente los corredores se enfrentarán a una recta, el lugar idóneo para el aficionado, de unos 400 metros en donde se supera el 20% sin tregua. A partir de ahí llega un kilómetro escaso en el que los desniveles se [Img #24286]suavizan. Esos momentos suaves serán perfectos para que los corredores puedan tomar aire y puedan recuperar fuerzas para atacar, algo que cuando no existe respiro resulta imposible. 

 

 

 

 

Hasta ese momento, la vegetación, en particular el arbolado, convierte en un infierno oculto a la carretera. Apenas se puede dirigir la vista más allá de lo que los árboles permiten. En ese momento restan algo más de cinco kilómetros en los que la calzada es muy estrecha, apenas podrán circular los coches y donde el asfalto es de hormigón y con bastante grijo suelto.

 

 

 

[Img #24289]

 

 

 

 

La vegetación desaparece, las rampas combinan desniveles entre el 18% y en algunos casos el 10%. Las curvas de herradura son constantes. Casi en la cumbre, el monumento a la vaca pasiega recibe al corredor después de casi siete kilómetros de ascenso. En ese punto aún no termina el suplicio, pero los apenas 1.500 metros son tan suaves –un 6 %– que después de haber sufrido tanta agonía parecerá casi llano.

 

 

 

[Img #24288]

 

 

 

La carretera, si finalmente se confirma el final de etapa, es probable que se adecente puesto que el grijo suelto que presenta en la actualidad sería un inconveniente para el paso de la Vuelta. De la misma manera que ocurre en El Angliru o en ascensiones en donde la estrechez de la carretera imposibilita la normal circulación de los vehículos, en Los Machucos el apoyo mecánico a los corredores se realizaría casi con total seguridad sobre las motos de la organización.

 

 

 

Fuente: DDT, David Pérez y Diario Montañés

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress